Motor

BMW X5: Cada día más accesible

La tercera generación del BMW X5 no cambia mucho su fisonomía, pero ha traído novedades importantes, como la incorporación de la versión Sdrive25d, la primera de este SUV que envía la potencia solamente al eje posterior, en lugar de a las cuatro ruedas.

La doble parrilla ovoide destaca más en la nueva generación, tanto visto de frente como de lado
Cada día más accesible

La tercera generación del BMW X5 se va afianzando en el mercado tras su llegada en noviembre, la ampliación de motores a principios de este año y la aparición de los nuevos paquetes deportivos y de personalización. Este SUV ofrece una fisonomía renovada, conservando las características más importantes pero con ligeros retoques que le aportan modernidad. También destaca la incorporación, por primera vez en este modelo, de una versión diésel que, en lugar de llevar tracción total permanente, envía su potencia solo al eje trasero. También destaca que se pueda elegir con cinco o siete plazas (dos abatibles, opcionales y únicamente para personas de hasta 1,50 m de altura).

Las proporciones de esta tercera generación están determinadas por el mínimo voladizo frontal, la gran distancia entre ejes, los montantes frontales de posición casi vertical y la pequeña distancia entre el eje delantero y el salpicadero. Además, la pertenencia a la gama de modelos X de BMW resulta evidente con la llamativa forma de la parrilla ovoide doble típica de la marca, al triángulo que forman las ópticas dobles y los faros antiniebla, así como por las líneas en forma de X del perfil del paragolpes delantero.

La parrilla ovoide doble es especialmente ancha y alcanza hasta los faros, que se prolongan llamativamente en las partes laterales frontales. Los anillos luminosos de estos están aplanados en la parte inferior, mientras que en la superior se encuentra superpuesto un listón de diodos luminosos. El faldón frontal, con dos entradas de aire en sus extremos, también realza la anchura.

Visto desde el lateral, las líneas ascendentes se proyectan nítidamente, hacia la zaga, en forma de cuña. Además, dividen las superficies en la parte lateral delantera y en la zona de las puertas, marcando la caja de la rueda posterior. Desde la perspectiva lateral, también llama la atención la forma vertical del frente del coche, donde sobresale la parrilla ovoide doble.

Incluso en la zaga se puede apreciar una clara división entre la forma dinámica y robusta de la carrocería y la ligereza de la superficie acristalada, que por su gran tamaño acentúa el gran espacio del habitáculo. Las líneas horizontales del portón posterior (de apertura en dos partes) y las líneas en la zona del faldón trasero acentúan la anchura y el aplomo. Los pilotos en forma de L, divididos en dos partes, y los finos conductores de diodos luminosos logran que la parte posterior tenga un diseño inconfundible en la oscuridad.

En el habitáculo, la estructura horizontal de superficies superpuestas acentúa el ancho. La luz ambiental opcional realza adicionalmente el nexo óptico existente entre el salpicadero y los revestimientos de las puertas.

La pantalla del sistema de mando Idrive, incluido de serie, puede ser de hasta 10,25 pulgadas y realza la estética del habitáculo.

Los indicadores del climatizador y de la ventilación tienen una superficie negra si no están activados. Esta misma tecnología 'black-panel' también se puede adquirir, opcionalmente, para todo el tablero de instrumentos.

La tapicería, que se ofrece en siete colores, puede ser opcionalmente en piel o cuero, dependiendo del motor y de la versión de equipamiento elegida.

El lanzamiento se hizo con tres motores: Xdrive50i, con el motor V8 de gasolina de nueva generación (450 cv), Xdrive30d, con motor diésel mejorado de seis cilindros en línea (190 cv) y M50d (de BMW M Performance), con motor diésel de seis cilindros con carga de turbo de tres fases (381 cv). A primeros de año se amplió la gama con los Xdrive40d (313 cv), Xdrive35i (306 cv), Xdrive25d y Sdrive25d de propulsión trasera (ambos de 218 cv).

Dos acabados: deportivo o elegante

Como complemento al equipamiento de serie se ofrecen dos nuevos acabados de diseño para el exterior y el interior, que permiten personalizar específicamente el coche. La expresión estética, los colores y los materiales de cada uno de estos acabados crean conjuntos de perfecta armonía. Las líneas de diseño para el exterior y el interior pueden seleccionarse independientemente entre sí. Ello significa que pueden combinarse indistintamente entre ellos y, además, también con el equipamiento de serie. Adicionalmente, es posible combinar cualquiera de los acabados de diseño interior con el paquete deportivo M.

La línea Pure Experience realza de manera inconfundible el carácter deportivo (con elementos visibles de acero inoxidable pulido), mientras que la Pure Excellence es moderna y lujosa.

Air Curtain y air Breather

Es la primera vez que un modelo X de BMW tiene el sistema Air Curtain, que contribuye a reducir la resistencia aerodinámica. Estas entradas de aire verticales dirigen el flujo a través de los pasos de ruedas delanteros. A continuación, se dirige a lo largo de la parte exterior de las ruedas, formando una especie de cortina, y termina saliendo a través de los Air Breather, que se encuentran en la parte posterior de los pasos de ruedas.

El nuevo BMW X5 es el primer modelo de la marca que está provisto de 'aeroblades'. Estos elementos aerodinámicos verticales de color negro que se encuentran justo debajo del alerón posterior, logran optimizar las cualidades aerodinámicas del coche.

más deportivo todavía

Ya está disponible una extensa selección de accesorios BMW M Performance para todas las variantes del modelo, cuya imagen se puede destacar aún más mediante un decorativo diseño acabado en negro para la rejilla doble de BMW, un divisor delantero y carcasas de los espejos retrovisores exteriores en fibra de carbono, elementos de conducción de aire, un difusor encastrado en el faldón trasero y láminas para los umbrales laterales con la inscripción M Performance.

Para lograr un estilo individual con un toque deportivo en el puesto de mando, está disponible el volante deportivo BMW M Performance con señalización central en rojo, palanca de cambios con acabado en fibra de carbono, pedales de acelerador y de freno y reposapiés para el conductor en acero de alta calidad y alfombrillas BMW M Performance. La gama de productos en materia de suspensión incluye un sistema de frenos BMW M Performance, con pinzas de freno acabadas en azul y llantas de aleación ligera de 21".

Volver al suplemento de motor.

Etiquetas