Motor
Suscríbete por 1€

Ojos que no ven... accidente seguro

Factores como la iluminación y la velocidad inciden directamente en los atropellos a peatones y ciclistas, pero también la ropa que lleven estos, si es clara u oscura, o si llevan reflectantes.

Seguridad Vial
Seguridad Vial

La visibilidad reducida es uno de los factores que más contribuye a que se produzcan atropellos a peatones y ciclistas durante la noche. En numerosos accidentes ocurridos en horario nocturno, los peatones no fueron vistos por los conductores hasta instantes antes de producirse el impacto, a pesar de que los peatones se encontraban en las inmediaciones de la calzada desde bastante tiempo antes.

Como indican desde Centro Zaragoza (CZ), hay muchos factores que intervienen en el evento, como la iluminación de los vehículos, la ropa que lleve el peatón o ciclista o los sistemas tecnológicos del coche.

Los tipos de alumbrado de los vehículos más habituales hoy en día son halógeno y xenón, siendo este último el que proporciona una mayor distancia de alumbrado. Centro Zaragoza señala que la constante evolución de los sistemas de iluminación ha permitido reducir el número de situaciones potencialmente peligrosas que se derivan de los problemas de visibilidad y, con ello, el número de accidentes que se producen sin luz diurna.

Por otro lado, durante la noche, la visibilidad se ve condicionada por el alumbrado que se lleve conectado en ese momento. Hay que tener en cuenta que las luces cortas tienen un alcance de unos 40 metros, mientras que las largas llegan a unos 100. Por lo tanto, Centro Zaragoza indica que, siempre que se pueda, se deberá circular con las luces largas y, lógicamente, quitarlas en cuanto se intuya que hay posibilidad de deslumbrar a alguien.

No es igual ver que ser visto

 

Generalmente, los peatones tienen una errónea percepción de la visibilidad que ofrecen a los conductores, ya que, en muchas ocasiones, estos consideran que, de la misma forma que ellos pueden ver las luces del vehículo que se les aproxima, el conductor del mismo también puede verlos a ellos. Es decir, desgraciadamente, muchos peatones no son conscientes de la baja visibilidad que ofrecen en condiciones de deficiente iluminación ambiental, incluso con ayuda artificial y, por lo tanto, sobrestiman su visibilidad.

Centro Zaragoza recuerda que, si un peatón o ciclista se ve en la necesidad de tener que ir por la carretera durante la noche, llevar algo blanco es mejor que vestir prendas oscuras, aunque el blanco solo no es suficiente para obtener un nivel aceptable de visibilidad. En este sentido, los materiales retrorreflectantes colocados sobre las prendas del peatón aumentan las distancias a la que puede ser reconocido durante la noche. Lo mismo ocurre con las bicicletas, que en muchos casos ya incorporan de serie materiales retrorreflectantes.

Ayuda electrónica

 

El sistema de visión nocturna Night Vision es una tecnología de seguridad primaria que ayuda al conductor a ver objetos y personas de los cuales no podría percatarse en condiciones lumínicas adversas: hace visible el entorno del vehículo desde una distancia de 100 metros hasta unos 500. Este genera una imagen de video, procesada electrónicamente, que se puede ver en tiempo real por medio de un Head-Up-Display o de un monitor TFT, en el tablero de instrumentación.

Lo óptimo, llevar retrorreflectantes

CZ ha llevado a cabo una serie de pruebas para analizar la distancia a la que un peatón o ciclista puede comenzar a ser reconocido por parte de un conductor, por la noche, en distintas situaciones (con alumbrado halógeno de cruce), obteniendo los siguientes resultados: El alcance visual de un conductor sobre un peatón con ropas oscuras es de menos de 20 metros. Por lo tanto, a 40 km/h no podría detenerse dentro de su alcance visual. En este caso, si el conductor circula con alumbrado xenón, el peatón puede comenzar a ser reconocible a unos 40 metros de distancia. En las mismas circunstancias, pero con un peatón que lleva ropas claras, se distinguirá a menos de 40 metros. Circulando a 65 km/h no es posible verlo antes de poder detenerse. El alcance visual, cuando un peatón usa prendas retrorreflectantes, es de más 150 metros. Por lo tanto, aun circulando a 100 km/h, se puede detener dentro del alcance visual del conductor.Volver al Suplemento de Motor.

Etiquetas