Despliega el menú
Aragón

Los truficultores prevén una campaña "incierta, escasa e inferior a la del año pasado"

El presidente de la Atrusoria afirma que la sequía será determinante.

Búsqueda de trufas en una finca soriana
Caza de trufas
Mario Tejedor

Otro varapalo podrían llevarse este año los truficultores sorianos después de que la meteorología totalmente adversa esté a punto de estropear otra temporada trufera que oficialmente arranca en la provincia el próximo 1 de diciembre.

La situación de extrema sequía vivida en los últimos meses está hipotecando el inicio oficial de la campaña 2016-2017. La práctica inexistencia de trufa natural y la incógnita del rendimiento de las plantaciones truferas cultivadas marcan los primeros días de la temporada.

"Se espera una campaña incierta, pero hasta que no empecemos no podemos decir nada. No se sabe con certeza cómo va a evolucionar pero se prevé que sea escasa. Adelantar acontecimientos es arriesgado", comento a Heraldo el presidente de la Asociación de Truficultores de Soria (Atrusoria), Javier López.

El año pasado la campaña a nivel local en Soria fue "de mediocre a mala y este año es probable que sea peor", según las previsiones. Los largos periodos de sequía hacen que merme mucho la producción. "Prácticamente desde primeros de julio no ha caído una gota de agua hasta finales de octubre. La primavera venía buena y si la trufa llegó a criar se debe haber sumido y mermado con un periodo tan largo de sequía. Tiene que haberse estropeado gran parte de la producción y donde esté más protegida habrá algún resquicio", explicó López.

En las plantaciones que tienen riego -las de menor número en Soria- y que están en edad de producir, "el riego ayuda a que salga adelante, es el futuro de la truficultura, pero en las silvestres -la mayoría en la provincia- es muy difícil que salga", añadió.

La asociación destacó que aunque las condiciones meteorológicas reviertan y empiece a llover es complicado levantar la producción. "La trufa tiene nueve meses de vida desde que se forma hasta que madura y la que hay en el campo es la que está y la que no está, no saldrá por más agua que empiece a caer".

La única esperanza que les queda a los truficultores de la provincia es que los suaves fríos de un invierno atípico hagan que la trufa pueda madurar "hace falta que no hiele exceso y las temperaturas bajo cero no sean continuas y permanentes para que no afecte a la trufa que se cría más superficial", indicó el presidente de Atrusoria.Los precios

La campaña nacional comenzaba oficialmente el pasado martes pero en España no ha generado desde entonces movimientos ante la ausencia de ejemplares en este inicio de la temporada. Sin embargo, en Francia el mercado oficial arrancaba el viernes con unos precios al por mayor en torno a los 270 y 300 euros el kilo, que fuentes del sector consideran como "muy interesantes" al tratarse de unas cifras muy inusuales para el arranque del ejercicio.

"En Francia e Italia hay poca trufa y eso va a hacer que el producto tenga precios poco accesibles", indicó López, que considera que "para el que tenga producción y cosecha será fenomenal pero en general no es bueno que haya escasez por más que el precio esté alto porque no compensa". El presidente asegura que, por el contrario, "es bueno que haya buena cantidad del producto, consumo y movimiento. Es preferible que haya mucha y barata a que no haya porque el mercado se cierra y el 90% del público de consumidor de trufa se limita a alto standing", consideró.

En cuanto al precio en Soria previó que podría "superar los 1.000 euros el kilo" debido a la escasez. "Pero no adelantemos acontecimientos. Ya veremos cómo despierta la campaña. Siempre queda esa duda de un producto que está bajo tierra y crea ese halo de misterio. Si algo sabemos es que la trufa es impredecible y siempre nos puede sorprender", concluyó López.

Etiquetas
Comentarios