Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los docentes de las guarderías de la DGA quieren participar en la escolarización de niños de 2 años

El colectivo está molesto porque no se ha contado con él para el proyecto piloto puesto en marcha en los colegios.

El proyecto piloto que puso en marcha el curso pasado el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón para escolarizar a niños de 2 años está generando cierto malestar entre los técnicos de educación infantil adscritos a las guarderías de la DGA. No porque estén en contra de esta iniciativa de escolarización temprana sino porque sienten que no se ha contado con ellos para desarrollarla, que se les ha excluido.

Este colectivo, cercano a los 90 profesionales, trabaja ahora en las guarderías de la DGA. En estos once centros públicos atienden a niños de 0 a 3 años, por lo que consideran que tienen la formación idónea y la experiencia suficiente (además de ser personal de la Administración) como para prestar servicios de apoyo en estas nuevas aulas que se están creando para niños de 2 años.

Estas clases ya estuvieron funcionando durante el curso 2016-2017, de modo experimental, en tres colegios de la Comunidad, uno por provincia: en el Calixto Ariño, de Zaragoza; el Pierres Vedel, en Teruel y en El Parque, en Huesca. A principios de este año, la consejera de Educación, Mayte Pérez, anunció que durante el curso 2017-2018 se ampliaría el número de centros en los que habrá aulas para niños de 2 años. Además de los tres mencionados, en septiembre contarán con este tipo de clases los colegios públicos Hermanos Marx y Parque Goya (ambos de la zona 1 de escolarización de Zaragoza: Actur-Parque Goya), Ciudad de Zaragoza y Ramiro Solans del barrio Oliver (ubicados en la zona 6) y el Marcos Frechín, en Las Fuentes (zona 7). Con lo que Aragón tendrá el próximo curso ocho colegios públicos con esta oferta de escolarización temprana.

Estas aulas estarán atendidas por maestros de infantil, con el apoyo de un técnico. Y es aquí donde ha surgido el malestar, ya que ahora, el personal de apoyo que trabaja con los maestros en el ciclo de infantil (de 3 a 6 años) pertenece a una contrata, que es la que ha asumido también este mismo servicio de ayuda en las tres clases de escolarización temprana que han funcionado este curso. Y que lo harán también en tres de las cinco que comenzarán a funcionar en septiembre. A las otras dos podrán optar los técnicos de educación infantil que ahora trabajan en las guarderías de la DGA, un número que este colectivo considera insuficiente. Una portavoz de estas profesionales explicó que no entendían por qué no se había contado con ellas para esta iniciativa, dado que tienen interés por poder acceder al ciclo de escolarización de 2-3 años.

La postura de Educación

Por su parte, el Gobierno de Aragón recordó que para acceder a una plaza en un centro distinto, el proceso se lleva a cabo a través de concurso o en comisión de servicio. "En este caso –apuntó un portavoz de Educación–, se les da la posibilidad (a los técnicos de infantil adscritos a las guarderías de la DGA) de optar por uno de estos puestos a través de una medida extraordinaria". Recordó asimismo que en todas las aulas de escolarización temprana habrá un maestro y un técnico y que estas clases (de 2 años) estarán integradas dentro de la propia escuela: "Educación pretende darle a estas clases el mismo carácter educativo y curricular que al resto del colegio", señaló.

Por último, insistió en que se había abierto, de manera excepcional, la posibilidad de que técnicos de jardín de infancia pudieran incorporarse a estas aulas como apoyo a los maestros de infantil, "a pesar de que su destino son las guarderías dependientes de la DGA". "Esta opción se enmarca –dijo– dentro de una serie de mejoras laborales de los docentes de guarderías que el Departamento de Educación ha negociado con los sindicatos y que incluyen asimismo una racionalización del calendario escolar y también de las ratios".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión