Despliega el menú
Aragón

El invierno llega, "otra vez en precario", para los agentes de medio ambiente de la Junta

Lamentan que, a pesar de concederse dos licitaciones para renovar uniformes, su entrega "se retrasará mucho".

Uno de los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León, en Soria, uniformado.
Uno de los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León, en Soria, uniformado.
Cedida

Llega el frío y los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León empiezan la campaña invernal "otra vez en precario", explica Cristian Pascual, perteneciente a la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de la región.

"Las botas son de hace no mucho, casi un año, pero la ropa es muchísimo más vieja", lamenta. Hasta siete años tienen en sus costuras los jerséis que forman parte de su uniforme. "Son de 2009 y se nota el uso", añade. Así, acuden a trabajan con ropa "rota, gastada, que seguro que no cumple con las especificaciones mínimas". Y cuando no, tienen que poner parte de su bolsillo.

Ello, relata, "no es lo peor". Sino que dado el alto uso que lleva el uniforme, cuenta, "no tienen casi ni emblemas". Las pegatinas en las que antaño podía reconocerse el escudo de la Junta de Castilla y León hoy aparecen ajadas. "Eso nos resta credibilidad", apunta Pascual.

Son los llamados riesgos psicosociales. Aquellos causados "por que, para empezar, ya desde que casi no se sabe lo que somos por la ropa, los ciudadanos no nos reconocen como agentes de la autoridad". Y el agente medioambiental incide: "Eso es lo que somos".

La reposición de la ropa de trabajo es una de las grandes reclamaciones de este colectivo, que se benefició hace unos meses de la licitación de dos envíos de nuevos uniformes -"de material técnico y resistente"- por parte de la Administración regional. Dos envíos que no esperan que se completen, debido a problemas burocráticos, "hasta dentro de varios meses". Quizá una vez que remita el frío del invierno.

Junto a los uniformes, otra de las reclamaciones históricas es la renovación del parque móvil puesto a disposición de este servicio. Los coches "tienen de media hasta 300.000 kilómetros", relata Pascual. Vehículos que llevan en muchas ocasiones "desde el año 2002 o 2003" circulando mayoritariamente por caminos rurales y pistas forestales.

También reclaman la autorización para portar en estos vehículos los ‘prioritarios V1’. Es decir, las luces azules que están instaladas, por ejemplo, en las patrullas de la Policía Nacional.

En este sentido, aportan una solución para reducir la incidencia económica en cuanto al parque móvil: "Que cada vehículo esté destinado a cuatro agentes y sea usado en patrullas de dos". Hasta ahora, los agentes realizan solos su jornada y, como ha destacado este colectivo en otras ocasiones, "han de valorar hasta qué punto pueden actuar" porque al ir solo uno "su acción es limitada".

Algo ‘más sencillo’ sería la colocación de dispositivos de manos libres: "Como agentes de la autoridad podemos hablar por los transmisores, pero un simple aparato de manos libres podría evitar una situación de peligro innecesaria".

Etiquetas
Comentarios