Despliega el menú
Aragón

La vacunación contra la gripe comienza el día 7 en Castilla y León

La novedad de esta campaña es que se separa y desvincula de la vacuna frente al neumococo.

Un paciente se vacuna en un centro de salud de Zaragoza
Un paciente se vacuna en un centro de salud
OLIVER DUCH

La campaña de vacunación contra la gripe comenzará el próximo lunes 7 de noviembre en Castilla y León y se prolongará siete semanas, hasta el 23 de diciembre, con 672.000 dosis dispuestas y la novedad de que se separa y desvincula de la vacuna frente neumococo, que se mejorará y tendrá otro calendario.

La pasada temporada se detectaron 25.408 casos de gripe en la Comunidad, de los que el 0,9% fueron graves -la mayor parte en no vacunados-, ha explicado hoy el consejero de Sanidad, Antonio Saéz, que ha animado a vacunarse, especialmente a los grupos de riesgo y para los que está indicado, para reducir la morbilidad, la mortalidad y su impacto socioeconómico.

Uno de cada cuatro pacientes por gripe en la anterior temporada en edad de trabajar, esto es entre quince y 65 años, causó baja laboral por esta enfermedad en la Comunidad, que presenta el segundo mejor dato de vacunaciones por autonomías, con un 22,02% de la población, sólo superada por La Rioja, que se eleva al 64,46% en el caso de mayores de 65 años.

La campaña, que contará con un presupuesto en vacunas de más de 2,8 millones, comienza casi 20 días después que la anterior para adaptarse a la circulación de los virus, es voluntaria y gratuita, y se recomienda a partir de los 60 años y para los menores de esa edad que formen parte de grupos prioritarios, por tener un alto riesgo ante complicaciones derivadas de la gripe o que puedan transmitirla.

Una temporada más, el consejero de Sanidad se ha dirigido a los grupos de riesgo sanitario y social para que se vacunen, con un llamamiento especial al personal sanitario que apenas mejoró en la campaña anterior el porcentaje de vacunados, con 29,72% en Atención Primaria, en torno a un punto más; y un 24,56 en el caso de la atención especializada, un 1,5% más.

El consejero ha ironizado, dirigiéndose a los sanitarios, con que ese bajo porcentaje no puede deberse a "un temor al pinchazo", y lo ha atribuido a su "propia percepción de que se sienten protegidos y a que trabajan en la sanidad" y saben como actuar.

Otra de las novedades se centra en esta campaña en la bioseguridad de las vacunas, ya que la mayor parte de las 462.000 vacunas adquiridas con adyuvante, que se dirigen a los mayores de 65 años para mejorar la respuesta inmunológica, no llevan incorporada la aguja, con lo que se pueden aplicar "mecanismos de bioseguridad".

Sáez ha explicado que con carácter general en España no se comercializan vacunas contra la gripe con medidas de bioseguridad, por lo que han optado por ese modelo.

Aunque se espera una temporada de gripe similar a la anterior, el consejero ha insistido que hasta que no llegue no se sabrá su incidencia, que el año pasado fue epidémica, esto es con más de 54,2 casos por cada 100.000 habitantes, entre las últimas semanas de enero y primeras de febrero, y un pico máximo en la semana nueve de 2016 de 169,5 casos por 100.000, aunque en otras temporadas ha llegado a los 400.

El grupo más afectado por la gripe fue el de los menores de cinco años, ya que no están inmunizados, y en la temporada anterior afectó en torno al diez% de ese colectivo.

Los grupos a los que se dirige la vacuna contra la gripe son los de adultos y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas y personas con discapacidad y/o déficit cognitivo; y niños y adolescentes, de entre seis meses y dieciocho años, que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe.

También personas con obesidad mórbida, mujeres embarazadas, en cualquier momento del embarazo y personas que residan en instituciones cerradas como geriátricos y centros de asistencia a enfermos crónicos o de disminuidos psíquicos; y personas con implante coclear o en espera del mismo.

La Consejería recomienda la vacunación a quienes puedan transmitir la gripe a personas de riesgo, esto es los trabajadores de centros asistenciales para personas mayores o similares, estudiantes en prácticas en centros sanitarios, y cuidadores y personas que convivan con pacientes riesgo.

También se aconseja la vacunación, por esa posible transmisión, a los profesionales que trabajen en servicios esenciales para la comunidad, como bomberos, policía, protección civil o emergencias; y además a trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con medioambiente; y profesores y educadores de educación infantil y guarderías.

Como en anteriores campañas, la vacunación se hará en los centros de salud o sanitarios habituales a través de la petición de cita previa en el centro de salud correspondiente.

La Consejería recomienda que la petición de cita se haga de forma escalonada a lo largo de la Campaña, para favorecer un uso racional y adecuado de los servicios asistenciales sanitarios.

Por provincias, se han distribuido 48.100 dosis para Ávila; 85.000 en Burgos, 107.630 en León; 40.870 en Palencia; 79.810 en Salamanca; 39.000 en Segovia; 24.480 en Soria; 122.280 en Valladolid, y 53.980 en Zamora; a las que se suman otras 70.850 dosis de reserva para los casos en los que sea necesario.

Etiquetas
Comentarios