Aragón
Suscríbete

La operación asfalto se lanzará la última semana de agosto y llegará a una veintena de calles

El próximo pleno aprobará una modificiación de crédito para destinar 300.000 euros al arreglo de calzadas.

Si de aquí al miércoles nada se tuerce, el gobierno de ZEC tiene los apoyos suficientes para sacar adelante una modificación de crédito que permita poner en marcha una operación asfalto este verano. Será un intervención discreta, apenas se destinarán 300.000 euros al arreglo de calzadas, pero el concejal de Urbanismo, Pablo Muñoz, asegura que llegará a todos los distritos. En la última comisión del área, Muñoz no pudo aún concretar los viales en los que se actuará pero sí dijo que serían aquellos que quedaron pendientes el año pasado y los que prioricen las juntas de distrito.

En 2016 se mejoró el asfalto de 19 calles con el criterio de intervenir en, al menos, una calle de cada distrito. Esta fórmula se repetirá este año, si bien –explican fuente municipales– "en los barrios más densamente poblados la superficie reparada será mayor". La operación asfalto comenzará la última semana de agosto y, dado que su impacto será bastante limitado, concluirá en los primeros días de septiembre, cuando el grueso del tráfico aún no ha regresado a la ciudad y aún no han empezado las clases por lo que no hay afecciones a los buses escolares.

Numerosas zanjas

El temor de algunos vecinos, no obstante, es encontrarse la ciudad completamente levantada, no tanto por las molestias derivadas de la operación asfalto como por las mil y una zanjas que tendrán que abrirse con las pequeñas obras de los presupuestos participativos. Estas, que deberán acelerarse en otoño, pasan en esencia por rebajar de aceras, eliminar de barreras arquitectónicas, acondicionar solares, implantar algunos tramos de carril bici... Todo esto puede generar algunas restricciones de tráfico, que se complicarían aún más con el corte de carriles para arreglar las calzadas. El servicio de Urbanismo inspecciona estos días las calles para comprobar los tramos más deteriorados que –no es ningún secreto– son aquellos por los que circulan buses urbanos, que pesan unas doce toneladas cada cual.

"La operación asfalto es una intervención extraordinaria y no habría que hacerla todos los años, pero desde que ZEC está en el gobierno llevamos dos de dos", saca pecho Pablo Muñoz, ante las críticas de la oposición por la menguante reserva presupuestaria para estas labores. De hecho, en ejercicios anteriores se habían llegado a destinar hasta 3 millones de euros para arreglar 123 viales, si bien esta cifra corresponde al 2015, que –oh, sorpresa– fue año electoral.

El gobierno insiste en que esta cuantía se suma al medio millón de euros que todos los años, de forma habitual y ordinaria, va a manos de la brigada de Conservación para mejorar el material asfáltico. En esta se incluye los consabidos parches y bacheos, la renovación de pavimentos y la reposición de asfalto afectado por reventones de tuberías.

¿Y las baldosas?

La que continúa atascada, a falta también de resoluciones del pleno municipal, es la tan traída y llevada operación baldosa, a la que ZEC quiso dedicar 1,5 millones de euros pero que el Tribunal de Contratos tumbó al considerar que los pliegos limitaban la libre concurrencia. El gobierno ha fragmentado ahora las actuaciones y la última comisión de Economía aprobó (con el voto favorable de ZEC, C’s y CHA, la abstención del PSOE y el voto en contra del PP) que se modifiquen créditos para destinar 325.000 euros al arreglo de aceras y 840.000 a pequeñas obras en los distritos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión