Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La Audiencia confirma la condena a un administrador de fincas por inventarse un acta

El tribunal ratifica la pena de un año de cárcel por usar el documento falso para desviar a una cuenta cerca de 6.000 €.

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha ratificado íntegramente la condena de un año de prisión impuesta al administrador de fincas Víctor Roche por falsificar el acta de una comunidad de propietarios para autonombrarse administrador de la misma y poder acudir al banco y vaciar la cuenta, que en esos momentos tenía 5.665 euros, y así cobrarse directamente una deuda.

El Juzgado de lo Penal número 2 condenó al acusado por dar fe de la asistencia a un acto al que no acudió, puesto que nunca se celebró. Pero, además, Roche redactó un acta que luego, a través del presidente de la comunidad, pasó a la firma de los supuestos asistentes haciéndole creer que estaban estampando su rúbrica en un documento con el que se le autorizaba a solucionar el tema de una deuda. En realidad, mediante esa firma, los propietarios le "nombraban" nuevo administrador y le "autorizaban" a controlar ‘online’ una cuenta de CAI para gestionar sus recibos. Esto fue aprovechado por el acusado para vaciar la cuenta y satisfacer una deuda sin autorización alguna.

Los hechos cometidos por Víctor Roche, sobre el que pesan otras dos condenas anteriores por falsificación de documentos, ocurrieron en 2011. En esos momentos, él era administrador de la comunidad de propietarios de pisos del número 23 de la calle Tejar, en la que también existía una comunidad de propietarios de trasteros, gestionada por otro administrador y que funcionaba de manera independiente de la anterior. Entre ambas había un conflicto que arrastraban desde hacía años, puesto que discrepaban en la cuantía con la que los dueños de trasteros debían contribuir a ciertos gastos del edificio y se había generado una deuda. Además, se daba la circunstancia de que solo unos pocos titulares de pisos lo eran a la vez de trasteros y estos se hallaban en el difícil papel de sentirse a la vez acreedores y deudores.

En el marco de este conflicto, la junta de comunidad de trasteros aprobó en 2010 la existencia de una deuda de 4.583 euros a favor de los dueños de pisos. Pero como, a pesar de ello, no la llegó a saldar y el problema se enquistó, fue Roche quien decidió arreglarlo por su cuenta falsificando un acta para poder acceder al banco engañándole y vaciar el saldo de la comunidad de trasteros, que entonces ascendía a 5.665 euros y que se quedó en saldo negativo durante varios meses.

Como reclamaban los letrados de la comunidad de trasteros, Óscar Frontiñán y Alberto Cervera, además d la pena de prisión, el acusado deberá devolver la mencionada cantidad de dinero más los intereses.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión