Despliega el menú
Internacional

HONDURAS

Zelaya anuncia que regresa el jueves a Honduras

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, anunció en Managua que regresará a su país el próximo jueves, donde se reportaron las primeras manifestaciones populares contra los golpistas, que terminaron con numerosos heridos en medio de represión policial.

Zelaya asistirá en Washington a la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que analizará la grave situación insitucional en Honduras.

Anunció su regreso durante un discurso de agradecimiento ante los mandatarios latinoamericanos que asisten en Managua a una cumbre excepcional del Grupo de Río, del Sistema de la Integración Latinoamericana (SICA) y de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA).

"Yo fui expulsado por la fuerza y voy a regresar por voluntad propia y allí voy a pedirle, querido compatriota chileno, secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que me acompañe, invitación extensiva a los presidentes que me quieran acompañar por invitación del jefe del Estado, no es intromisión", dijo Zelaya Rosales a sus homólogos latinoamericanos.

En su discurso ante la cumbre, Insulza se ofreció a acompañar a Honduras a cualquier comisión que se formara o al presidente Zelaya mismo si deseaba regresar a su patria.

Los mandatarios del SICA acordaron llamar a consulta, de forma inmediata, a los embajadores de los países del organismo acreditados ante el gobierno de Honduras.

También decidieron instruir a los directores de los países del SICA, ante el Banco Centroamericano de la Integración Económica (BCIE), suspender de forma inmediata todos los préstamos y desembolsos a Honduras.

Además acordaron limitar todo tipo de reuniones de carácter político, económica, financiero, cultural, deportivo, turístico y de cooperación con el gobierno golpista de Honduras.

En la reunión del Grupo de Río se condenó en forma "enérgica" el golpe de Estado y la violencia y la arbitrariedad con la que Zelaya "fue detenido y obligado a salir por la fuerza de su país".

El Grupo de Río recalcó que "José Manuel Zelaya debe ser restituido en forma inmediata e incondicional en el cargo que el pueblo hondureño libremente le confirió en las urnas".

En tanto, los presidentes integrantes de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) decidieron hoy en Managua retirar a sus embajadores acreditados en Honduras como manifestación de condena al golpe.

Mediante una declaración, los mandatarios de Bolivia, Evo Morales; Ecuador, Rafael Correa; Venezuela, Hugo Chávez; y Nicaragua, Daniel Ortega; y el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, llamaron a sus homólogos latinoamericanos a tomar medidas concretas hasta que se restituya en su cargo a Zelaya.

La comunidad internacional condenó en las Naciones Unidas el golpe de Estado en una sesión de urgencia del organismo y se anunció que Zelaya intervendrá mañana en la ONU para hablar sobre la crisis que atraviesa su país.

En tanto, el Parlamento Centroamericano (Parlacen) calificó de "cobarde, brutal y deleznable" el golpe militar en Honduras y manifestó su respaldo a las acciones de la OEA para propiciar el restablecimiento del orden democrático.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, insistió hoy en que Washington considera a Manuel Zelaya el "presidente democráticamente elegido" de Honduras y afirmó que el golpe de Estado en ese país "no fue legal", advirtiendo de que podría sentar un "terrible precedente" en la región.

Sin embargo, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dijo que Estados Unidos no se plantea por el momento cortar su ayuda económica a Honduras ni tampoco retirar a su embajador en Tegucigalpa. Aseguró que la "prioridad" es restaurar el orden constitucional en el país centroamericano.

En tanto, hubo enfrentamientos entre manifestantes, que protestaban contra el golpe, y fuerzas policiales y militares frente a la Casa Presidencial en Tegucigalpa que provocaron varios heridos y detenidos, informaron fuentes de la Cruz Roja, citadas por las cadenas radiales noticiosas en Honduras.

Según la Cruz Roja hasta 32 personas fueron conducidas al Hospital Escuela, el mayor complejo médico estatal de Tegucigalpa, para que fueran atendidos por golpes. Indicaron que algunos heridos presentaban impactos de balas de goma disparadas por policías, que también hicieron uso de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Sindicalistas de la estatal telefónica Hondutel, así como de otras empresas públicas y docentes se han tomado los accesos a bulevares que conducen a la Casa Presidencial.

También hay protestas en la región norte del país, la zona industrial, agrícola y comercial de Honduras, cuando se han organizado tomas de carreteras de parte de sindicalistas y de militantes del izquierdista partido Unificación Democrática (UD).

Por su parte el gobierno hondureño encabezado por Roberto Micheletti nombró hoy un nuevo gabinete, aunque no ha concluido la conformación de todo su equipo de colaboradores. Varios de los que sirvieron en el gobierno de Zelaya fueron ratificados o asignados a nuevos cargos, como son los casos de los ministros de Seguridad y Defensa.

Etiquetas