Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

POLÉMICAS FILTRACIONES

Wikileaks levanta una polvareda internacional

Alemania e Italia restan importancia a las filtraciones y Rusia muestra cautela. Francia se solidariza con Washington, mientras Turquía duda de la seriedad de Wikileaks. Honduras amenaza con denunciar a EE. UU. y Australia con detener al fundador de la web.

Obama con Clinton, durante la cumbre de la OTAN celebrada en Lisboa
Wikileaks levanta una gran polvareda internacional
EFE

Los gobiernos de varios países han reaccionado con declaraciones de distinta índole ante la polémica desatada al publicarse, a través de la web Wikileaks, miles de documentos clasificados que dejan al descubierto algunos de los secretos de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, así como polémicas declaraciones sobre algunos de los más importantes líderes políticos mundiales.

El Gobierno de Berlín ha quitado hierro a las filtraciones y afirma que los comentarios reflejados respecto a algunos de sus ministros o la propia canciller federal, Angela Merkel, no alterarán las buenas relaciones con Estados Unidos. "Las relaciones son estables y no van a sufrir alteraciones", indicó este lunes el ministro de Cooperación y Ayuda al Desarrollo, Dirk Niebel, del Partido Liberal (FDP).

Rusia considera prematuro pronunciarse sobre las valoraciones hechas por los diplomáticos estadounidenses acerca del primer ministro ruso, Vladímir Putin. "Antes de juzgar y hacer comentarios es necesario ver los originales, si es que existen. Además, hay que cerciorarse de la traducción correcta de unas y otras palabras y expresiones y sólo entonces se puede decir algo", declaró el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, a la agencia Interfax. Agregó que asimismo debe aclararse "de qué nivel son los diplomáticos y funcionarios que dan esa valoración y en qué documentos".

Por su parte, el portavoz del Gobierno francés, François Baroin, mostró su solidaridad con Washington tras la filtración. "Nos solidarizamos con la Administración estadounidense y con su voluntad de evitar algo que atenta no solamente contra la autoridad de los Estados sino que pone en peligro a hombres y mujeres que han trabajado al servicio del país", afirmó Baroin en la radio 'Europe 1'. Tras mostrar su "preocupación", el portavoz y ministro de Presupuesto aseguró que colaborarán con Estados Unidos para "luchar contra lo que es una amenaza" contra "la autoridad y la soberanía democrática".

El ministro de Defensa de Italia, Ignazio La Russa, instó a no dar excesiva importancia a los cables diplomáticos estadounidenses en una entrevista publicada este lunes por el diario 'Corriere della Sera'. "Se trata de informaciones que tenían que haber quedado secretas, probablemente su publicación es ilegal, pero, al final, parecen salir de una revista de cotilleos", dijo La Russa, que por ello pidió que no se dé a su difusión "excesiva importancia".

El primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, puso en duda la seriedad de la web, calificándola de "sospechosa". "Estamos a la espera de que Wikileaks publique todo lo que tiene. Veremos entonces en qué medida son serios y donde no lo son. La seriedad es dudosa, sospechosa", dijo Erdogan a la prensa.

El ex presidente de Honduras Manuel Zelaya anunció este lunes que denunciará a Estados Unidos ante la Corte Penal Internacional (CPI), tras conocer las filtraciones de Wikileaks, en lo referido al golpe de Estado del 28 de junio de 2009 que lo expulsó del poder, al considerar que Washington lo permitió, a sabiendas de que carecía de fundamento.

En una entrevista concedida a TeleSur, el ex mandatario indicó que los cables de la embajada estadounidense en Tegucigalpa filtrados por el portal, le permitirán acudir a la CPI "para denunciar a Estados Unidos como Estado violador de los Derechos Humanos, pues no tomó ningún tipo de prevención ante el golpe".

Posible proceso judicial

El fundador del sitio web Wikileaks, Julian Assange, podría ser llevado a juicio si retorna a Australia, su país natal, advirtió en Canberra el fiscal general australiano Robert McClelland.

"Desde el punto de vista de Australia creemos que hay una serie de leyes penales que pueden haber sido violadas", dijo McLelland en referencia a la publicación por parte de Wikileaks de 251.287 documentos internos del Departamento de Estado norteamericano. "La policía federal australiana está investigando", agregó el fiscal.

El gobierno de Australia puso en funcionamiento en julio un grupo de trabajo para monitorear las implicaciones penales de las revelaciones de Wikileaks.

Etiquetas