Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

POLÉMICA

Una campaña francesa equipara a los fumadores con esclavos sexuales

El Gobierno interviene tras el polémico símil de fumar con la "sumisión" de la felación.

Tres de las fotos de la campaña destinada a los jóvenes 'Fumar es ser esclavo del tabaco'.
Una campaña francesa equipara a los fumadores con esclavos sexuales
AFP

Un adolescente con la boca a la altura de la bragueta de un adulto trajeado que presiona con una mano su cabeza. Debajo de la fotografía aparece el lema 'Fumar es ser esclavo del tabaco'. La referencia a la felación resulta explícita, con la salvedad de que en lugar de un pito hay un pitillo. Es la nueva campaña antitabaco de la asociación Derechos de los No Fumadores (DNF) que ha provocado una fenomenal polémica en Francia hasta obligar al Gobierno a tomar cartas en el asunto.

La secretaria de Estado para la Familia, Nadine Morano, anunció que va a pedir la prohibición de los anuncios por "ultraje público al pudor". "Esa sugerencia me parece intolerable. Hay otros medios para explicar a los jóvenes que el cigarrillo te hace dependiente en un momento en el que luchamos contra la pornografía infantil", argumentó la responsable gubernamental.

Por su parte, la asociación Familias de Francia denunció la campaña ante el comité de deontología publicitaria por juzgarla ambigua y fuera de lugar. "El mensaje es incomprensible. Da a pensar que se asiste a una felación y se humilla a la juventud", opinó Christianne Therry, delegada general de ese colectivo "defensor de los intereses materiales y éticos de las familias" para quien las fotos habrían sido menos chocantes si la persona adulta fuese una mujer en vez de un hombre.

El objetivo proclamado de DNF, asociación privada que milita desde hace 50 años a favor de la defensa de los no fumadores, consiste en convencer a los jóvenes de que fumar no es una emancipación sino una sumisión y una dependencia. 

"Queremos reaccionar a la indiferencia desesperante de la juventud hacia los discursos antitabaco y romper con la tibieza de las campañas preventivas", alegan sus responsables. "Los jóvenes se sienten invencibles e inmortales. El aspecto sexual les llega mucho más que la enfermedad", se justifica Gérard Audureau, su presidente.

Los anuncios, cuya exhibición en los espacios públicos está prevista hasta el próximo 31 de mayo, han sido concebidos gratuitamente por la agencia de comunicación BDDP. "El mensaje es que fumar es una sumisión. Por eso hemos utilizado la felación, que en la imaginación colectiva es el símbolo perfecto de la sumisión", expone el creativo Marco de la Fuente.

Esta comparación ni siquiera ha convencido a los grupos más combativos de la lucha contra el cigarrillo pese a que no suelen tener miramientos a la hora de elegir imágenes llamativas. "Va a impactar a los adultos sin dar miedo a los jóvenes", censura la Oficina Francesa de Prevención del Tabaquismo.

Hasta las feministas están que echan humo por la demonización del sexo que perciben tras la cortina de humo. "Que yo sepa practicar una felación no provoca cáncer", objetó Antoinette Fouque, cofundadora del Movimiento para la Liberación de la Mujer.

Mientras tanto, en Holanda los pequeños bares y cafés estarán obligados a partir de ahora a prohibir el tabaco, una medida que ya se aplicaba a todos los establecimientos de hostelería y restauración, según decidió ayer el Supremo de este país.

El tribunal ha resuelto que la prohibición introducida para bares, cafés y restaurantes también debe aplicarse a pubs regidos por su propietario y cafés sin personal. Hasta ahora, los locales llevados por una sola persona quedaban exentos de la normativa.

Etiquetas