Internacional
Suscríbete

INUNDACIONES

Un turista español continúa desaparecido tras las fuertes lluvias caídas en la India

Los otros 69 españoles que estaban en la zona están localizados y se intenta evacuar a la compatriota herida en una pierna.El torrente de agua ha dejado 120 muertos.

Cientos de turistas continuaban ayer atrapados en el enclave cachemir de Leh, donde las lluvias caídas el viernes han causado la muerte de 120 personas y heridas a 400, aunque las únicas víctimas extranjeras conocidas hasta ahora son dos españoles.

Un helicóptero militar indio intentó ayer evacuar a una española con la pierna rota de un campamento a unos 60 kilómetros de la ciudad de Leh, pero no pudo hacerlo por imprecisión en las coordenadas para ubicarla, según una fuente de la embajada española en Delhi. Hoy harán otro intento a primera hora, si las condiciones climatológicas lo permiten.

La española y un acompañante suyo que sigue desaparecido formaban parte de un grupo de 'trekking' acampado en el valle de Hinju, al oeste de Leh, cuando empezaron las lluvias que propiciaron corrimientos de tierra y avalanchas de barro en todo el enclave turístico, que atrae a montañeros y a amantes de la cultura budista.

Solo continúa desaparecido uno de los aproximadamente 70 españoles que se encontraban en la región de Jammu-Cachemira, en el norte de la India. El resto de los españoles se encuentran localizados, según explicaron ayer fuentes de la Dirección General de Comunicación Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores.

De esos 70 españoles, 40 se encontraban en Ladakh, una zona turística que ha sido la más afectada por las inundaciones.

Por su parte, el inspector general de la Policía del Estado indio de Cachemira, Farooq Ahmad, aseguró ayer que por el momento se han recuperado 120 cadáveres en toda la zona, de los que se ha identificado a 53, ninguno de ellos extranjero.

Según señaló Ahmad, otras 400 personas han resultado heridas a causa del aguacero que cayó sobre la localidad de Choglamsar, que precipitó un torrente de agua y barro sobre Leh (a más de 3.500 metros de altura) y las habitualmente áridas zonas turísticas de su alrededor.

Entre 300 y 400 desaparecidos

El inspector estimó que entre 300 y 400 personas han desaparecido y aseguró que continúa una operación de rescate "a gran escala", que se abortó durante unas horas por la mañana por las lluvias.

Unos 6.000 efectivos y miembros de la guardia de fronteras indo-tibetana participan en las tareas de rescate y varios aparatos de las Fuerzas Aéreas han llevado suministros a la zona.

Además, el aeropuerto de Leh se ha reabierto y varios vuelos con turistas salieron ayer de la ciudad hacia otros puntos de la India.

Ahmad resaltó que los turistas "están seguros" y constató que aún tardarán unos días en poder dejar Leh, a medida que vayan saliendo vuelos.

Etiquetas