Despliega el menú
Internacional

IRÁN

Un satélite espía revela lugares secretos de lanzamiento de misiles de largo alcance en Irán

Una serie de fotografías tomadas por un satélite espía han revelado que Irán posee varios emplazamientos secretos para lanzar misiles de largo alcance, que podrían alcanzar 6.000 kilómetros. Según los expertos, el análisis de las fotografías reveló que Irán está centrando sus esfuerzos en en desarrollar este tipo de misiles, siguiendo los pasos de Corea del Norte, y que podría tener listo todo un sistema de misiles estratégicos en los próximos cinco años.

Tras haber sido analizadas por algunos analistas, las imágenes del satélite Digital Globe QuickBird indican que Irán se encuentra actualmente desarrollando misiles balísticos de largo alcance, que podrían llegar a alcanzar los 6.000 kilómetros. Las fotografías muestran varios emplazamientos secretos de lanzamiento de misiles a 230 kilómetros al sureste de Teherán.

Así, estos emplazamientos ocupan 40 metros de longitud y poseen una forma y tamaño similar al lugar que utiliza Corea del Norte para la misma actividad y cuenta con "grandes niveles de seguridad".

Todo ello, publicado en la revista Jane's Intelligence, desvela que Irán está siguiendo los pasos de Corea del Norte en el desarrollo de un programa de tecnología de lanzamiento de misiles de largo alcance, a pesar de que estos pasos no demasiado acertados hayan provocado que Japón aumente las sanciones a Corea del Norte seis meses más por continuar desarrollando sus programas nucleares según una información de la edición digital del periódico británico 'The Times'.

De esta forma, según indicó Avital Johanan, el editor de Jane's Proliferation, Irán centra sus esfuerzos en desarrollar misiles de este tipo, que podría tener listos de aquí a cinco años, lo que justificaría los intentos del presidente estadounidense George W. Bush por desplegar un escudo antimisiles en Europa del Este. El artículo señala además que el lanzamiento del cohete Kavoshgar 1 el pasado 4 de febrero no formaba parte de un proyecto espacial civil, tal y como había revelado Irán.

Novedades en el programa nuclear iraní

Por otro lado, un alto funcionario iraní citado por la agencia de noticias oficial IRNA admitió que en la central nuclear de Natanz, en la provincia iraní de Isfahán, están operativas tres cascadas con 164 centrifugadoras cada una, y en total hay 3.000 centrifugadoras de segunda generación funcionando en la planta, las cuales podrían enriquecer uranio a nivel industrial.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, aseguró durante el Festival Nacional de Tecnología Nuclear que habían comenzado las operaciones para la instalación de 6.000 centrifugadoras P1. El Gobierno iraní ha señalado que su objetivo es tener 5.000 centrifugadoras que contribuyan a producir combustible para una red de centrales energéticas.

Ahmadineyad dijo también que Teherán ha creado una nueva generación de centrifugadoras que tendrán una capacidad de producción cinco veces mayor que las de la generación P1 y que las investigaciones para poner en marcha el proyecto finalizarán dentro de dos o tres meses. Esta iniciativa acelerará las labores para permitir a Irán fabricar bombas atómicas si lo desea.

Teherán mantiene que sólo quiere usar la tecnología nuclear para generar electricidad, pero los países occidentales temen que su intención sea crear bombas atómicas de forma encubierta. El uranio enriquecido puede utilizarse como combustible en plantas de energía o, si se refina mucho más, para producir el material necesario para obtener armas nucleares.

Etiquetas