Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

LÍBANO

Un coche bomba contra un autobús militar en Líbano causa al menos cinco muertos y 28 heridos

Ningún grupo reivindica este nuevo ataque terrorista contra el Ejército libanés, objetivo de otro suceso similar en agosto

El Ejército libanés se convirtió este lunes, de nuevo, en el objetivo de un ataque terrorista. Seis semanas atrás, una explosión contra un autobús causó la muerte de quince personas, entre ellas diez una decena de soldados, y hoy un suceso de similares características volvió a llevar el caos a la ciudad de Trípoli. Un coche bomba activado a distancia explotó al paso de un autobús que transportaba a militares libaneses y provocó al menos cinco muertes, así como unos 28 heridos.

La explosión de hoy ocurrió en la hora punta de la mañana en la zona de Bushas, en la entrada sur de Trípoli, fue de tal magnitud que los restos del coche bomba y las tuercas y tornillos que portaba quedaron esparcidos hasta una distancia considerable, y tanto los edificios cercanos como otros automóviles de la zona sufrieron serios daños. La deflagración fue "ensordecedora", relató un testigo, en declaraciones a 'Al Jazeera'. La peor parte se la llevó el autobús junto al que se produjo el estallido, objetivo de este nuevo ataque terrorista por los pasajeros que transportaba.

En él viajaban soldados, cuatro de los cuales habrían muerto. Además, al menos otra persona perdió la vida y alrededor de 28 quedaron heridas de diferente consideración, según fuentes de las Fuerzas de Seguridad. El Ejército se sintió en un comunicado objetivo de este masacre y, aunque ningún grupo la reivindicó inmediatamente, todo hace sospechar de la tesis mantenida. De hecho, hace seis semanas, otra explosión azotó un autobús en la misma localidad, ubicada al norte de Líbano. Diez de las víctimas mortales eran soldados.

El presidente sirio, Bashar al Adad, cuyo país dominó Líbano hasta 2005, ya había advertido este mes del peligro causado por extremistas en Trípoli, un enclave predominantemente suní. Hoy, el Gobierno de Siria condenó el atentado, al igual que el presidente libanés, Naboh Berri, quien aludió a la reconciliación nacional entre líderes rivales el pasado mes de mayo como principal esfuerzo de su Gabinete. Este pacto puso fin a más de un año de crisis política.

Por su parte, el Gobierno español condenó el último suceso a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, que en un comunicado mostró "su convencimiento de que este nuevo atentado no logrará alcanzar el objetivo de socavar las instituciones democráticas del Líbano, el diálogo nacional y la reconciliación entre todos los libaneses".

Más datos en Siria

Entretanto, prosigue la investigación en la vecina Siria, donde el pasado sábado el atentado más grave en décadas costó la vida a 17 personas en Damasco. No sólo se sabe que el autor fue un suicida, sino que la agencia oficial SANA confirmó que el presunto terrorista llegó en un coche procedente de un país árabe y, al parecer, pertenece a una organización islamista.

El informe preliminar no aclara, sin embargo, si el suicida procedía de Líbano, una de las fronteras de Siria junto a Iraq, Jordania, Israel y Turquía. De momento, los investigadores interrogan a otros posibles compañeros de milicia del suicida y buscan a otros miembros del grupo que puedan hallarse escondidos.

Etiquetas