Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ITALIA

Treinta detenidos en un duro golpe policial contra la Camorra napolitana

La policía italiana detuvo a 30 mafiosos, entre ellos cuatro capos de la "familia" Casalesi, emitió otras órdenes de arresto contra 77 mafiosos ya encarcelados y se incautó de bienes por valor de 100 millones de euros.

La policía italiana asestó un duro golpe al clan de los Casalesi, de la Camorra napolitana, al detener a 30 mafiosos, entre ellos cuatro capos de la "familia", emitir otras órdenes de arresto contra 77 mafiosos ya encarcelados e incautarse de bienes por valor de 100 millones de euros.

En la operación policial, informaron fuentes de la Dirección Central contra la Criminalidad, participaron 500 agentes, que detuvieron, entre otros, a Giuseppina Nappa, de 48 años, esposa de Francesco Schiavone, apodado "Sandokán", de 55 años, encarcelado desde 1998 y considerado todavía el jefe del clan.

Los otros detenidos importantes son los capos Alessandro Cirillo, alias "el sargento", Oreste Spagnuolo y Giovanni Letizia, considerados los inductores y ejecutores de la matanza de Castelvortuno, localidad de la provincia de Caserta (cercana a Nápoles), donde el pasado 18 de septiembre fueron asesinados un italiano y seis inmigrantes africanos.

El jefe de la Policía, Antonio Manganelli, explicó que Cirillo, Spagnuolo y Letizia pertenecen, al igual que otras cinco personas en busca y captura, a una fracción escindida de la "familia" de los Bidognetti que, junto a los Schiavone, son las más fuertes de las que integran el clan de los Casalesi.

Manganelli, comentó que este pequeño grupo de "scissionisti" (separatistas) llevó a cabo los asesinatos de Castelvolturno para dar "una prueba de fuerza".

Giuseppina Nappa está acusada de chantaje y encubrimiento y de haberse quedado con el dinero que la organización criminal asegura todos los meses a los miembros del clan encarcelados.

Según fuentes policiales, la investigación ha permitido descubrir que "las riendas" del clan de los Casalesi continúan en manos de Schiavone a pesar de que éste se encuentra en la cárcel condenado a varias cadenas perpetuas.

La investigación permitió además la reconstrucción de casos de extorsión por parte de los Casalesi, los "sueldos" que reciben los afiliados al clan, que oscilan entre 1.500 y 4.000 euros, y las cuotas que pagaban numerosas compañías a la mafia.

Paralelamente, la Policía Fiscal (Guardia di Finanza) confiscó al clan de los Casalesi inmuebles y otros bienes en las provincia de Caserta, en las regiones de Lazio (cuya capital es Roma) y Toscana por valor de cien millones de euros.

El ministro del Interior, Roberto Maroni, dijo en Roma en rueda de prensa que con esta operación "se ha infligido un golpe durísimo contra los Casalesi y la Camorra" y añadió que se trata de "una jornada para enmarcar" en la historia de lucha contra la criminalidad organizada.

"La operación de esta noche demuestra que el Estado existe, que interviene de manera eficaz y que quiere retomar el control del territorio", agregó Maroni, que subrayó que la guerra contra la Camorra continuará hasta que sea vencida.

Asimismo, puntualizó que gracias a esta investigación se han confiscado "48 compañías, 148 vehículos, 134 inmuebles y trece caballos".

Etiquetas