Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

DISTURBIOS

Instauran el toque de queda en Túnez capital

El Gobierno destituye al ministro del Interior mientras las protestas sociales se extienden y aumentan los muertos.

Un agente regula el tráfico en la capital tunecina ante una de las tanquetas que tomaron ayer las calles de la ciudad.
Instauran el toque de queda en Túnez capital
STR/EFE

Las protestas sociales se extendieron ayer por varias regiones de Túnez y llegaron también a la capital, donde el Gobierno, tras destituir al ministro del Interior, decretó el toque de queda nocturno, al igual que había hecho antes en otras zonas del país.

En un nuevo intento por calmar la ola de contestación social, el primer ministro tunecino, Mohamed Ghanuchi, destituyó ayer al ministro del Interior, Rafik Belhaj Kacem, y anunció que todos los detenidos desde que comenzaron las protestas a mediados de diciembre serían puestos en libertad.

Además, Ghanuchi prometió la creación de una comisión de investigación sobre la corrupción en las estructuras del poder, demandada largamente por los partidos de oposición y las organizaciones sociales.

Pero las promesas del Gobierno, al igual que la intervención el lunes del presidente del país, Zine el Abidine Ben Alí, que se comprometió a crear 300.000 puestos de trabajo, no han conseguido hasta el momento desactivar las protestas sino más bien lo contrario.

Los disturbios alcanzaron desde la noche del martes la capital del país y se extendieron también ayer a otras zonas hasta ahora tranquilas como las provincias del sur de Kebili y Douz o el oasis de Tozeur, además de intensificarse en las regiones de Gafsa y Kaserine, donde se originó la contestación.

En la capital, las protestas y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad se sucedieron en los barrios pobres del extrarradio como el de la Cité Etadamen, donde más de mil jóvenes se manifestaron, prendieron fuego a autobuses y asaltaron numerosos comercios y sucursales bancarias.

También en los barrios de Le Kram y la Goulette, a menos de cuatro kilómetros de Cartago donde se encuentra el palacio Presidencial, se produjeron lanzamientos de cócteles molotov y enfrentamientos con las fuerzas policiales.

Blindados en las calles

Unidades del Ejército integradas por soldados, camiones y vehículos blindados tomaron ayer por primera vez posiciones en Túnez, especialmente en torno a los edificios oficiales de las grandes avenidas del centro y en algunos barrios pobres como la Cité Etadamen e Intilak.

Según informaron fuentes sindicales y de los partidos de oposición, en tres barrios de la zona norte de la capital decenas de jóvenes se enfrentaron con piedras y cocteles molotov a las fuerzas de seguridad. En la zona industrial de Ben Arous, los manifestantes atacaron el palacio de Justicia con artefactos incendiarios, mientras que en el barrio de Hamman El Inf, a siete kilómetros de la capital, las fuerzas antidisturbios cargaron con gases lacrimógenos contra varias concentraciones de protesta.

Centenares de jóvenes que gritaban consignas contra el régimen intentaron acceder a la céntrica avenida Habib Burguiba cuando fueron dispersados por las fuerzas antidisturbios con el empleo de gases lacrimógenos.

Poco después el Ministerio del Interior decretaba el toque de queda en la capital y los barrios del extrarradio entre las 20.00 y las 5.00, al igual que había hecho días antes en las regiones de Kaserín, Gafsa, Beja y Telab. En la cuenca minera de Gafsa, en el centro oeste del país, se reanudaron los enfrentamientos, que la noche del martes dejaron como resultado siete muertos, según los sindicatos.

Muere un joven sordo

El Gobierno ha reconocido hasta el momento 23 muertos en todo el país desde que comenzaran las protestas el 17 de diciembre, mientras que los partidos de oposición y los sindicatos consideran que son ya más de 50 las víctimas mortales. Entre ellas fue abatido ayer un joven sordo de 23 años en la localidad de Thala. Wajdi Sayhi no escuchó las instrucciones de la Policía que había pedido a los manifestantes que se dispersaran, según su hermano, que precisó que recibió un disparo en el estómago. Además, testigos presenciales aseguraron que otras cuatro personas murieron ayer en Douz, en el centro del país.

Etiquetas