Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REINO UNIDO

Tony Blair, el "salvador" 

Al final de su mandato, la mayoría de los británicos quería deshacerse de él, pero ahora una encuesta revela que el ex primer ministro es el único que tendría posibilidades contra los conservadores en las próximas elecciones.

Solo el ex primer ministro británico Tony Blair podría mejorar las opciones de los laboristas en las próximas elecciones generales del Reino Unido, según una encuesta difundida por el diario "The Independent".

Con Blair de aspirante, los laboristas lograrían recortar de 19 a 10 puntos la ventaja que les sacan los conservadores en los sondeos de intención de voto, según la encuesta, elaborada por la firma ComRes para ese rotativo.

Encabezados por Blair -quien no puede regresar como líder porque ya no es diputado-, los laboristas conseguirían un 31 por ciento de los votos frente al 41 por ciento de los conservadores en las próximas elecciones generales, que deben celebrarse como muy tarde en el 2010.

Si, en cambio, es el actual primer ministro, Gordon Brown, quien se presenta como candidato, su formación obtendría un 25 por ciento de los votos, frente al 44 por ciento del partido de David Cameron.

Con esos resultados, los conservadores tendrían una ventaja de 182 escaños en la Cámara de los Comunes.

La buena noticia para Brown, quien tomó el relevo de Tony Blair en junio del 2007, es que ninguno de sus posibles sucesores logra mejores resultados que él, incluso algunos los empeora.

Así, tanto el ministro de Asuntos Exteriores, David Miliband, como el titular de Justicia, Jack Straw, obtienen los mismos porcentajes de respaldo y, con ellos como candidatos, los conservadores se mantienen en un 44 por ciento.

Las opciones del partido gubernamental son aún peores si fuesen el ministro de Sanidad, Alan Johnson, o la "número dos" del partido, Harriet Harman, quienes tomasen las riendas.

En el primer caso, la ventaja de los "tories" sería de 21 puntos (23 por ciento para el laborismo frente a un 44 por ciento para el partido de Cameron) y en el segundo, de 22 (23 por ciento frente a un 45 por ciento).

El apoyo al Laborismo descendería aún más con el ministro para los Colegios, Ed Balls, como candidato: le apoyaría un 22 por ciento frente a un 44 por ciento que optaría por los conservadores.

El sondeo, para que el que ComRes entrevistó a un millar de ciudadanos entre los días 3 y 4 de septiembre pasados, arroja otras malas noticias para Brown.

Ni él ni su partido gustan a la mitad de los encuestados, pero el primer ministro sale peor parado que su formación: el 20 por ciento de los entrevistados está satisfecho con el Laborismo, pero no con su líder, mientras que sólo un 8 por ciento está conforme con Brown pero no con la formación.

Etiquetas