Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PAKISTÁN

Sharif vuelve al Gobierno de Pakistán después de forzar el proceso contra Musharraf

Los partidos en el poder ofrecen al presidente someterse a la confianza del Parlamento o afrontar la acusación de violar la Constitución

La Liga Musulmana-N (PML-N) de Nawaz Sharif retornó ayer al Gobierno paquistaní tras forzar a sus socios del Partido Popular (PPP) a un acuerdo para proceder a la destitución del presidente, Pervez Musharraf. "Hacemos esto para mostrar nuestra completa solidaridad con el PPP", dijo el portavoz de la PML-N, Sidiqi Faruq, al anunciar el regreso al Ejecutivo que el partido abandonó a mediados de mayo pasado, apenas 40 días después de la formación del Gabinete.

Se trata de una solidaridad condicionada, pues solo regresarán a sus puestos vacantes cuatro de los nueve ministros que los abandonaron. El primer ministro, Yusuf Razá Guilani, rechazó entonces las dimisiones y dejó las carteras vacantes, lo que dio inicio a un largo proceso de negociaciones que solo el jueves dieron el resultado que Sharif exigía: la apertura del proceso contra Musharraf. Según explicó Faruq, los cinco ministros restantes reasumirán sus carteras solo cuando sean restituidos en sus puestos los jueces del Supremo expulsados por Musharraf hace nueve meses. Los partidos del Gobierno ofrecieron a Musharraf la posibilidad de someterse a un voto de confianza del Parlamento o afrontar un proceso de destitución bajo la acusación de violación de la Constitución o "mala conducta" grave. Para ello, haría falta el voto de dos tercios de una sesión conjunta de Parlamento y Senado, es decir de 295 legisladores.

Musharraf, por su parte, se reunió ayer con asesores legales y políticos afines y decidió que se defenderá en el Parlamento cuando se proceda al proceso de destitución. De momento, no hay fecha para el inicio del procedimiento.

En nombre de la Liga-N, Makhdum Javed Hashmi, admitió que el procedimiento contra Musharraf llevará tiempo. Por otro lado, parte de la prensa de Islamabad pedía ayer al presidente que abandone voluntariamente el poder.

Etiquetas