Despliega el menú
Internacional

EE.UU

Seis muertos y tres niños heridos en un tiroteo en Memphis

El mismo día, un hombre mató de un disparo a un cliente de un restaurante de comida rápida en Florida sin motivo aparente y provocó varios heridos, antes de quitarse la vida.

Los incidentes con arma de fuego volvieron a ser protagonistas en Estados Unidos, en esta ocasión por dos incidentes separados. El más grave de ellos tuvo lugar en Memphis, donde seis personas murieron y tres niños resultaron heridos tras un tiroteo en una vivienda. Por otra parte, un hombre mató de un disparo a un cliente de un restaurante de comida rápida en Florida sin motivo aparente y provocó varios heridos, antes de quitarse la vida.

En el caso de Memphis, ubicado en el estado norteamericano de Tennesse, las autoridades se enteraron a partir de una llamada que alertó del hallazgo de los cadáveres de cuatro adultos y dos niños, según informó la portavoz del Cuerpo de Bomberos de la ciudad, Melanie Young. Junto a ellos, según informaciones de la CNN, se localizaron a tres menores heridos, de 7 años, 4 años y 10 meses, todos ellos posteriormente trasladados al hospital. El estado de salud de uno de ellos era estable, mientras que para los otros dos los médicos hablaron de situación crítica y extremadamente crítica.

"No sabemos el motivo o la causa de las muertes", aclaró el policía Jerry Guin. El casero de los fallecidos, Rob Robinson, tampoco se explica lo sucedido, ya que los recuerda como "muy educados" y nunca había tenido ningún problema con ellos, declaró al periódico 'Commercial Appeal'. "Pagaban su renta e incluso me ayudaban con las reparaciones y otros asuntos", agregó. Por su parte, uno de los vecinos, Leo Barker, dijo no conocer a los inquilinos de la vivienda, al tiempo que se mostró "triste" y "asustado" por lo que pudiese suceder ahora en la zona.

En un restaurante

El segundo de los sucesos tuvo lugar en la localidad de West Palm Beach, en el estado de Florida. Allí, el bombero Rafael Vázquez, de 42 años, murió como consecuencia de un disparo propinado por otro de los clientes de un restaurante de comida rápida en el que se encontraba pidiendo la comida para él y su familia. Las autoridades describieron al rotativo 'Miami Herald' al asaltante como Alburn Blake, de 60 años de edad, quien supuestamente disparó a la víctima por la espalda sin motivo aparente con su pistola de 9 milímetros antes de suicidarse.

Alrededor de una veintena de personas se encontraban en ese momento en el establecimiento, algunas de las cuales también resultaron heridas. Sin embargo, la peor parte se la llevó el fallecido, quien casualmente había regresado al mostrador, junto al que murió, al darse cuenta de que su menú infantil no llevaba el regalo. "Estoy en shock", reconoció una de las testigos, quien recuerda al asaltante como una persona de apariencia "de ciudadano normal".

Etiquetas