Despliega el menú
Internacional

UE

Sarkozy dice que no habrá un nuevo Tratado y que la alternativa es Niza o Lisboa

En un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo para presentar las prioridades de la presidencia francesa, Sarkozy admitió que la UE se encuentra en "crisis" y corre el riesgo de caer en el "inmovilismo".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, admitió este jueves que la solución al 'no' al Tratado de Lisboa en el referéndum celebrado en Irlanda podría retrasarse hasta diciembre, pero dejó claro que en cualquier caso no habrá un nuevo Tratado y que la alternativa es que las elecciones al Parlamento de junio de 2009 se celebren bajo el de Lisboa o bajo el de Niza, que está vigente en estos momentos.

En un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo para presentar las prioridades de la presidencia francesa, Sarkozy admitió que la UE se encuentra en "crisis" y corre el riesgo de caer en el "inmovilismo". "He conocido contextos más fáciles que éste en el que se encuentra Europa", ironizó ante los eurodiputados, que mayoritariamente aplaudieron su discurso varias ocasiones, aunque también se escucharon algunos silbidos.

Sarkozy explicó que el próximo 21 de julio irá a Irlanda a "escuchar, dialogar e intentar encontrar soluciones" y que la presidencia francesa propondrá "un método y una solución de acuerdo con el Gobierno irlandés en octubre o en diciembre". Ello significa que podría haber un retraso, porque los líderes europeos acordaron en la cumbre de junio que se buscaría una solución en la cumbre de octubre.

En todo caso, el presidente francés dejó claro que debe encontrarse una salida antes de las elecciones de junio de 2009 para que los votantes sepan a qué atenerse, y resaltó que en cualquier caso no se negociará un nuevo texto. "No habrá un nuevo Tratado, será Lisboa o Niza", insistió.

También reiteró ante los eurodiputados su tesis de que no puede haber nuevas ampliaciones, ni siquiera a Croacia, con el Tratado de Niza, y dijo que no se trata de un "chantaje" sino de una cuestión de "coherencia". "Si nos quedamos en Niza, Niza es la Europa de los 27. Si queremos la ampliación, y yo la quiero, necesitamos nuevas instituciones antes de ampliarnos", explicó Sarkozy.

El presidente francés rechazó de nuevo la idea de una Europa a dos velocidades y dijo que esta hipótesis sólo puede contemplarse como una "última solución". "Europa ha pagado caro estar dividida por un muro de la vergüenza, Europa ha pagado caro la dictadura impuesta a 80 millones de europeos. Reflexionemos antes de dejar atrás a algunos países", dijo.

Pese a la crisis institucional, Sarkozy afirmó ante los eurodiputados que la UE no puede caer en el inmovilismo sino que debe "mostrar a los europeos que puede protegerles". "Europa debe proteger sin ser proteccionista. El proteccionismo no conduce a ninguna parte. Pero es un paso atrás ver a los ciudadanos considerar que Europa les inquieta en lugar de defenderles", afirmó.

En este sentido, explicó que las prioridades de la presidencia francesa contribuirán a que los europeos se sientan protegidos. La primera prioridad es aprobar antes de final de año el paquete sobre clima y cambio climático, que establecerá objetivos vinculantes para cada país en materia de reducción de emisiones y de energías renovables. A juicio del presidente francés, la UE debe seguir asumiendo un papel de liderazgo en la lucha contra el cambio climático. "Sabemos que somos última generación que puede evitar la catástrofe. Si no hacemos nada generaciones siguientes podrán limitar los daños pero no impedirlos", dijo.

La segunda prioridad de la presidencia francesa será la inmigración, según recordó Sarkozy, que se felicitó de que todos los Estados miembros hayan apoyado el Pacto Europeo de Inmigración en la reunión informal de ministros del Interior que se celebró esta semana en Cannes. "Europa no quiere ser una fortaleza, Europa no rechaza acoger, necesita una inmigración laboral, pero no puede acoger a todos los que querrían venir a Europa", subrayó.

También abogó por "hacer avanzar" una auténtica defensa europea que, a su juicio, no debe competir con la OTAN sino ser complementaria. En este sentido, insistió en que las industrias de la defensa de los distintos Estados miembros no deben combatir entre ellas sino cooperar y pidió a todos los países de la UE que contribuyan y que no se deje toda la carga en manos de "cuatro o cinco".

La última prioridad de la presidencia francesa será la reforma de la política agrícola común (PAC) y en este capítulo Sarkozy insistió en que en un contexto de escasez y subida de los precios de los alimentos "no es razonable pedir a Europa que reduzca su producción agrícola". Asimismo, reclamó la "preferencia comunitaria" y pidió que se impongan a las exportaciones procedentes de países terceros las mismas reglas de seguridad alimentaria que se exigen a los agricultores europeos.

EXCEPCIN DEPORTIVA

Sarkozy defendió de nuevo durante su comparecencia ante el pleno de la Eurocámara la "excepción cultural Europea" para evitar el predominio de "una sola lengua y una sola cultura". En este sentido, volvió a reclamar una reducción del IVA de los CDs y de los DVDs.

También pidió una "excepción deportiva" en Europa que reconozca que "el deporte no responde únicamente a la economía de mercado". "Estoy a favor de la libre circulación de personas y de productos, pero no acepto la idea de que vengan a saquear nuestros clubes de fútbol destruyendo el esfuerzo de formación que algunos equipos realizan", señaló.

Etiquetas