Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REINO UNIDO

Sarah Ferguson pide perdón

Sarah Ferguson, la ex nuera de la reina Isabel II, 'vendió' los contactos de su ex marido, el príncipe Andrés. Después de que el escándalo saltara a los titulares el domingo, la duquesa de York confesó ayer que obtuvo 500.000 libras (575.000 euros) de un supuesto empresario, que en realidad era un periodista. Una cámara oculta filmó el trato, y el diario británico 'News of the World' dio la voz de alarma.

El príncipe Andrés no es un miembro cualquiera de la monarquía. El segundo hijo de la reina es, desde 2001, enviado especial del Reino Unido para Comercio Internacional e Inversiones. Y por ello, Fergie ha puesto al Gobierno y la casa real ante la obligación de aclarar el asunto. Cuando saltó la noticia, el príncipe regresaba de un viaje de negocios en Asia, mientras que Ferguson celebraba con su hija Beatrice el cumpleaños de la topmodel Naomi Campbell.

Entre tanto, la duquesa de York envió un comunicado en el que pide disculpas por lo sucedido. "Lamento profundamente la situación y la vergüenza que ha causado. Es verdad que mi situación financiera es complicada, sin embargo, eso no es excusa para un grave error de juicio, y lamento mucho que esto haya ocurrido", señaló. Su ex marido no sabía nada de los tratos ni tampoco colaboró con ella, explicó. Y este punto fue confirmado también por el Palacio de Buckingham. Horas después de conocerse la noticia, Ferguson recogía en Los Angeles una distinción por sus acciones benéficas.

El diario británico inició su investigación tras obtener un aviso de la casa real. Al parecer, un empleado dijo al rotativo que la duquesa había recibido dinero de inversores extranjeros, y el diario comenzó a seguir la pista de dos hombres de negocios. El reportero que se hizo pasar por empresario se reunió con Fergie en dos ocasiones: primero en un hotel de Nueva York y luego, el pasado martes, en un lujoso restaurante cerca de Buckingham Palace.

En el vídeo, la duquesa dice: "500.000 libras, cuando pueda, para mí, abren puertas (...) Recuperará el dinero más que sobradamente". El reportero le entregó 40.000 dólares (31.800 euros) en efectivo. "Preocúpese de mí, y él se preocupará de usted", señala Ferguson ante la cámara oculta.

Etiquetas