Internacional
Suscríbete

INFANCIA

Rusia se plantea reducir las adopciones por familias extranjeras

"Creo que debemos plantearnos reducir drásticamente las adopciones (de nuestros niños) en el extranjero. Nuestros niños deben vivir en nuestro país y ser adoptados por familias rusas", señaló Astájov, citado por la agencia Interfax, en su página web oficial.

Rusia debe reducir el número de adopciones por familias extranjeras, declaró Pavel Astájov, representante del presidente ruso Dmitri Medvédev para los Derechos del Niño.

"Creo que debemos plantearnos reducir drásticamente las adopciones (de nuestros niños) en el extranjero. Nuestros niños deben vivir en nuestro país y ser adoptados por familias rusas", señaló Astájov, citado por la agencia Interfax, en su página web oficial.

El representante del presidente se hizo eco del veredicto que la justicia estadounidense emitió contra una pareja, hallada culpable de homicidio involuntario a Iván Skorobogátov, un niño de siete años que habían adoptado en Rusia.

Astájov indicó que los fiscales norteamericanos deben recurrir la sentencia contra Michael y Nanett Craver y solicitar una condena por asesinato, así como retirar a los familiares de la pareja la custodia sobre la hermana del niño fallecido, Dasha Skorobogátova.

"En este momento la tienen los familiares de los Craver. Pero si tras el juicio la devuelven a la familia de adopción su vida puede correr peligro. Protestaremos si Dasha sigue con los Craver. Ya le quitaron la vida a un niño", apuntó.

Con anterioridad, el político ruso había asegurado a Interfax que la pareja norteamericana merecía ser condenada a la pena de muerte y que su puesta en libertad condicional infravaloraba la vida del niño.

Según había informado la cadena británica BBC, un jurado popular de Pennsylvania (EEUU) halló culpables a los esposos Craver de homicidio involuntario de su hijo, que adoptaron en la ciudad rusa de Cheliábinsk.

El pequeño Iván falleció en un hospital en agosto de 2009 después de ser ingresado con una lesión cerebral.

Aunque fue conectado a un aparato de respiración artificial, los médicos dejaron de mantener la vida al niño y desconectaron el sistema a los pocos días por insistencia de sus padres adoptivos.

La pareja, en aquel entonces, aseguraba que Iván padecía una seria enfermedad psíquica que le llevaba a sufrir ataques, durante los cuales se golpeaba la cabeza contra el suelo y las paredes.

En febrero de 2010, la policía estadounidense acusó a los padres adoptivos del asesinato del pequeño Skorobogátov.

Etiquetas