Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

DISTURBIOS EN LONDRES

Reino Unido otorga más poderes a la Policía e impone castigos ejemplares a los vándalos

El gobierno británico ha anunciado las medidas que se pondrán en marcha para evitar que se repitan los actos vandálicos de las últimas semanas saldadas con 2.100 detenidos.

Policías antidisturbios han rodeado este martes un edificio incendiado en el barrio de Croydon
Los disturbios de Londres se extienden a otras ciudades inglesas
EFE

La Policía británica endurecerá sus tácticas y podría imponer toques de queda para evitar altercados callejeros como los de la semana pasada en el Reino Unido, cuyos culpables se verán obligados a limpiar los destrozos que causaron.

Dos pesos pesados del Gobierno británico, la titular de Interior, Theresa May, y el viceprimer ministro, Nick Clegg, detallaron este martes nuevas medidas para evitar que se repitan disturbios como los ocurridos entre los días 6 y 10 de agosto, que causaron 2.100 detenidos, casi 1.700 de ellos en Londres, y más de mil procesados.

Mientras May se centró en los nuevos poderes y pautas que necesita la Policía para actuar con más dureza que en los primeros días de la violencia, Clegg habló de un «sistema de pago para los alborotadores», que obligará a algunos procesados a dar la cara ante sus víctimas y reparar las calles destruidas vestidos de naranja.

Todo para que quienes saquearon tiendas o incendiaron edificios en Londres y otras ciudades inglesas entiendan que sus actos tuvieron «consecuencias humanas» y presenten a los perjudicados sus disculpas en persona, dijo el político liberaldemócrata.

En un tono más autoritario, la ministra de Interior señaló que la Policía necesita nuevos poderes para endurecer su respuesta a los altercados callejeros, siempre que actúe «dentro de la ley y con sentido común».

Posibles toques de queda

Entre esas nuevas medidas estaría la posibilidad de que los agentes puedan imponer toques de queda en zonas específicas y a menores, cuando actualmente la ley lo limita a individuos de más de 16 años, y que puedan dispersar a concentrados durante los desórdenes públicos.

Más de una quinta parte de los detenidos en Londres son menores de edad, y hoy mismo un adolescente de 16 años acudió a un tribunal acusado del asesinato de un pensionista de 68 años fallecido a causa de una paliza durante los disturbios.

«Mientras sigamos tolerando el tipo de comportamiento antisocial que sucede todos los días en todo el país, seguiremos teniendo elevados índices de delitos, falta de respeto por la propiedad privada y desprecio por la comunidad», indicó la ministra de Interior.

Su respuesta pasa por una Policía más presente en las calles y con claras pautas de comportamiento para hacer frente a los alborotadores, si bien se mostró en contra de métodos expeditivos como pelotas de goma, cañones de agua o porras.

La ministra de Interior no consideró en todo caso incompatible una mayor presencia policial en las calles con que se lleve a cabo una reducción estimada en el 20 por ciento de los presupuestos del cuerpo, dentro del plan de recorte de gastos públicos previsto por el Gobierno.

En su opinión, no importa tanto el número de agentes como el hecho de que sean «visibles» y estén «disponibles», ya que en la actualidad solo el 12% de los policías se encuentran a la vez en las calles.

Después de recibir en días recientes las críticas del Gobierno conservador por su respuesta a los disturbios, la Policía se defendió hoy alegando que fueron «espontáneos» y no existía ningún indicio de que pudieran suceder.

«Lo que vimos, algo que es fundamentalmente diferente según pienso, es que fueron (altercados) espontáneos y no organizados», apuntó ante un comité parlamentario Hugh Orde, presidente de la Asociación de Agentes de la Policía (ACPO).

Orde es uno de los aspirantes al puesto de comisario jefe de Scotland Yard, vacante desde la dimisión de su anterior responsable, Paul Stephenson, a mediados de julio.

En este sentido, Theresa May dejó claro que la Policía Metropolitana de Londres será dirigida por un británico, vetando así al «súperpolicía» estadounidense Bill Bratton, excomisario de Nueva York y actual asesor del Gobierno en bandas callejeras.

Según la ministra de Interior, responsable de nombrar al jefe de Scotland Yard, el puesto tiene competencias de seguridad nacional y debe ser por tanto ocupado por un británico, especialmente en un año olímpico.

Etiquetas