Internacional
Suscríbete

EL FUEGO ARRASA RUSIA

Putin apaga incendios desde un hidroavión

Bomberos, soldados y voluntarios continuaban la lucha contra los incendios forestales, que según algunas estimaciones preliminares independientes podrían suponer para Rusia pérdidas directas de unos 15.000 millones de dólares.

Putin, copiloto en la extinción de incendios
Putin apaga incendios desde un hidroavión
AGENCIAS

Bomberos, soldados y voluntarios continuaban la lucha contra los incendios forestales, que según algunas estimaciones preliminares independientes podrían suponer para Rusia pérdidas directas de unos 15.000 millones de dólares.

Analistas de los bancos HSBC y Uralsib consultados por el periódico 'Kommersant' calcularon que los incendios forestales reducirán en un punto porcentual el incremento del Producto Interior Bruto (PIB) es año, lo que supone la pérdida de 450.000 millones de rublos o 15.000 millones de dólares.

Para el director del Instituto de Desarrollo Sostenible, Vladímir Zajarov, sólo los gastos inmediatos para paliar las consecuencias de la sequía y los incendios forestales "pueden ser mayores incluso que los destinados a poner fin a la fuga de petróleo en el golfo de México".

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, se subió a un hidroavión para apagar incendios forestales en la región central de Riazán, una de las más afectadas de este país. Putin asumió las funciones de copiloto en la cabina de un hidroavión Be-200 y dirigió las operaciones de recogida de agua en el río Oká y su vertido sobre los ardientes bosques de la zona.

Según informaron las agencias rusas, el jefe del Gobierno ruso realizó esa operación dos veces y vertió un total de 24 toneladas de agua. Como consecuencia, añade la fuente, los dos focos de fuego que habían surgido en la zona fueron extinguidos.

Desde que el fuego arrasara un pueblo de 341 casas en la región de Nizhni Nóvgorod el pasado 29 de julio, Putin se ha multiplicado con continuos viajes a las regiones afectadas y reuniones del Gobierno dedicados a frenar el avance del fuego, ayudar a los damnificados y frenar el descontento popular.

La oposición, ecologistas y expertos responsabilizan a Putin, que cumplió ayer once años en el poder, de no tomar medidas para prevenir los incendios forestales en un país con la mayor superficie boscosa del planeta (23 por ciento).

Se le acusa de ceder la responsabilidad de la protección de los bosques a las regiones y las empresas madereras. También de disolver la aviación forestal y eliminar la figura del guardabosques, al aprobar en 2007 la nueva ley forestal.

Etiquetas