Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

CUBA

Pequeños pasos de apertura

Cuba va dando pequeños pasos de apertura. Ahora le tocó el turno al acceso a Internet. No es pleno, porque aún está prohibido en las casas, hay páginas bloqueadas y es muy caro, pero los cubanos pueden conectarse a la red de redes desde las oficinas de Correos.

Desde que Estados Unidos autorizó el servicio en 1998, los cubanos accedían con dificultades desde los hoteles, y robando o comprando ilegalmente las contraseñas.

Con todas las bendiciones, solo extranjeros, periodistas, algunas instituciones y empresas oficiales, intelectuales y científicos destacados acceden a la web. El resto deben conformarse con navegar por la ´Intranet´, la red local que permite tener correo electrónico con el que comunicarse con el exterior.

No obstante, se estima que hay 1,4 millones de usuarios y 630.000 ordenadores. De ellos, 240.000 entran en la red de redes, pero páginas de grupos o blogueros, como la de Generación Y de Joanny Sanchéz, vinculados con la disidencia, están bloqueadas.

El problema es el precio. Una hora de Intranet cuesta 1,50 CUC (1,20 euros) y de Internet cuesta 8 CUC (6,30 euros). El salario medio del país al cambio es de unos 17 euros mensuales.

El gobierno argumenta que Washington, en virtud del bloqueo que aplica desde 1962 y que esta semana el presidente Barack Obama ha prorrogado un año más, no le permite utilizar los cables submarinos de fibra óptica que rodean la isla y dependen de los satélites, mucho más caros. Se espera que en 2010 se pueda utilizar la conexión marina gracias a un acuerdo con Venezuela.

Otra medida reciente fue la concesión de licencias para la utilización de coches particulares, casi todos muy viejos, como taxis. Con ella se espera controlar a los taxistas ilegales y compensar las carencias del transporte público.

La condición es que el propietario legal del automóvil sea el único conductor. Rigurosos controles policiales frenaron la proliferación de taxistas ilegales y de conductores subcontratados, que eran castigados con multas severas o el decomiso del vehículo.

Por otra parte, el gobierno continúa entregando en usufructo tierras en desuso con el objetivo de que los adjudicatarios puedan dedicarlas a la producción de alimentos o ganadería que faciliten la sustitución de la importación en esos campos.

Y mientras prosigue el goteo de avances, funcionarios de Cuba y Estados Unidos mantenían en La Habana una "reunión exploratoria" para que la correspondencia llegue de manera directa.

Hasta ahora, una carta podía tardar casi dos meses, con parada obligada en un tercer país.

Es una ronda que se suma a las mantenidas sobre migración y lucha antidrogas y que llega cuando Obama ha facilitado los viajes y el envío de remesas y de paquetes entre familiares de ambas naciones. Pequeños pasos para esbozar el complicado entendimiento.

Etiquetas