Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

PAKISTÁN

Pakistán sufre el atentado más cruento del año

Un doble ataque de la insurgencia talibán contra mezquitas en la ciudad de Lahore deja al menos 80 fallecidos.

Agentes pakistaníes protegen una de las mezquitas atacadas en Lahore y llevan a un herido, ayer.
Pakistán sufre el atentado más cruento del año
ARIF ALI/AFP

La insurgencia talibán pakistaní volvió ayer a sembrar el terror en la ciudad oriental de Lahore, capital de Punjab, con un doble ataque contra mezquitas de una secta minoritaria que causó decenas de muertos en el que es el atentado más grave desde el pasado 31 de diciembre, cuando murieron un centenar de personas al explotar un suicida en un polideportivo. "Al menos 80 personas murieron en los dos ataques", declaró Sajjad Bhutta, jefe de la administración de la municipalidad. Al menos 108 personas resultaron heridas, añadió el doctor Rizman Nasir, jefe de servicios de emergencias de la ciudad.

Los ataques comenzaron de manera casi simultánea tras la oración del viernes, en torno a las 13.30, momento en que sendos grupos de insurgentes asaltaron con granadas de mano, explosivos y rifles automáticos dos templos de la secta 'ahmedi', tradicionalmente discriminada en Pakistán.

El asalto más grave y de mayor duración ocurrió en el barrio de Ghari Shahu, donde más de cinco horas de asedio de un grupo formado por media docena de insurgentes dejaron 40 muertos y 60 heridos, dijo una fuente policial.

De acuerdo con esta versión, los terroristas entraron en las instalaciones del templo abriendo fuego y, tras provocar varias explosiones, supuestamente de granada, tomaron un alto número de rehenes de los aproximadamente 200 fieles que había en el interior del edificio.

En las imágenes difundidas por las televisiones se observaba a uno de los atacantes con un rifle automático en un minarete y después desplazándose a otro edificio de la mezquita por una pared.

En la zona se vivieron momentos de mucha tensión, con continuos sonidos de disparos y enfrentamientos entre la Policía y algunos vecinos, que acusaron a este cuerpo de no haber hecho lo suficiente para evitar el ataque.

El asalto al templo de Ghari Shahu concluyó cuando tres de los terroristas se suicidaron al detonar cargas que portaban adheridas a su cuerpo, según la cadena Geo TV, tras lo cual las fuerzas de seguridad iniciaron una operación de rastreo de explosivos.

Unas horas antes, la Policía se había hecho con el control de la situación en el otro templo 'ahmedi' atacado, situado en una parte de Lahore conocida como Model Town (Ciudad Modelo), a unos 12 kilómetros del escenario de Ghari Shahu. Un portavoz policial del distrito explicó que al menos 22 personas fallecieron y 26 resultaron heridas en el asalto al centro religioso de Ciudad Modelo, poblado por unos 250 devotos en el momento del ataque. La fuente agregó que las fuerzas de seguridad capturaron con vida a uno de los terroristas del comando, integrado por otros dos miembros que fueron abatidos.

La facción regional punjabí de Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), una de las más activas actualmente del movimiento, que aglutina a diversos grupos talibanes pakistaníes, asumió la autoría del doble atentado, informaron varios medios del país surasiático.

Combatir el terrorismo

En declaraciones a la prensa, el jefe del Gobierno de Punjab, Shahbaz Sharif, acusado por haber mostrado en ocasiones una actitud blanda hacia los talibanes, calificó los sucesos de "trágicos" y abogó por combatir el terrorismo hasta acabar con él.

En un tono similar se manifestó el ministro pakistaní de Exteriores, Shah Mehmud Qureshi, quien en un comunicado dijo que "los terroristas no tienen religión ni valores" y subrayó que "con sus actos bárbaros no conseguirán quebrar la determinación del Gobierno" de acabar con ellos.

Por su parte, la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán exigió a las autoridades que incrementen las medidas de seguridad en torno a los templos de las minorías religiosas de Pakistán, según una nota enviada a la prensa.

La ciudad de Lahore, que con más de ocho millones de habitantes está considerada la capital cultural de Pakistán, ha sufrido numerosos ataques terroristas en el último año a pesar de estar muy alejada del conflictivo noroeste, poblado por tribus de la etnia pastún, la propia de los talibanes.

Etiquetas