Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

EL MAYOR CONFLICTO ARMADO EN 50 AÑOS

Ocho años después del 11-S la guerra al terrorismo se cobra miles de vidas

Desde que el presidente George W. Bush ordenara la invasión de Irak en el año 2003, han muerto 101.539 personas. El actual presidente de Estados Unidos ha desplazado el foto de guerra a Afganistan y ha prometido retirar todas las tropas de combate entre el año 2010 y 2011.

Ocho años después de la matanza de 3.000 personas realizada por Al Qaeda en Estados Unidos, la 'guerra contra el terrorismo' emprendida tras los ataques se ha cobrado decenas de miles de vidas fuera de suelo norteamericano.

Infinidad de civiles y miembros de las fuerzas de seguridad de varios países murieron desde el 11 de setiembre de 2001 y continúan soportando el peso de un conflicto que se extendió más allá de los lugares iniciales de Irak y Afganistán.

En Irak murieron 101.539 civiles desde que el ex presidente George W. Bush ordenara, en 2003, la invasión del país para derrocar a Saddam Hussein, según datos recopilados por la organización independiente Iraq Body Count.

La administración Bush acusó erróneamente a Sadam de haberse aliado con Al Qaeda y de acumular armas de destrucción masiva. El caos que siguió a la invasión liderada por Estados Unidos alimentó la violencia sectaria y estimuló el crecimiento de la red Al Qaeda en Irak.

A pesar de las iniciativas de Bush y su sucesor, el presidente Barack Obama, para apoyar a las nuevas autoridades iraquíes, un aluvión de ataques terroristas en agosto ha incrementado el número de muertes violentas a 456, el más alto en los últimos trece meses, incluidos 393 civiles, según datos oficiales.

Según otra organización, icasualties.org, 4.343 militares estadounidenses perdieron la vida en Irak desde 2003, además de 179 soldados británicos y 139 de otras nacionalidades.

Obama ha desplazado ahora el foco de la guerra desde Irak a Afganistán, y prometió retirar todas las tropas de combate de Irak en 2010 y la retirada completa para 2011.

En Afganistán, donde las tropas estadounidenses expulsaron a los talibanes en las semanas posteriores a los ataques del 11 de setiembre, los insurgentes están provocando numerosas bajas entre las tropas estadounidenses y de la OTAN.

No existen datos fiables sobre civiles muertos en Afganistán, pero los de las Naciones Unidas indican que 2.118 civiles murieron el año pasado en el país, la cifra anual más elevada desde que los talibanes fueron desalojados del poder en noviembre de 2001. Otros 1.523 murieron en 2007.

En total, 1.378 militares extranjeros murieron en Afganistán, según icasualties.org, la mayoría de ellos estadounidenses. Siguen británicos (213) y canadienses, que perdieron 129 soldados, el mayor saldo en un conflicto armado en los últimos 50 años. Como mínimo 333 militares extranjeros murieron en lo que va del año, convirtiéndolo en el más letal desde el comienzo de la guerra.

Etiquetas