Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ARMAMENTO

"El objetivo es que todos los países de la ONU acaben con las bombas de racimo"

El ministro irlandés de Exteriores presenta el tratado acordado esta semana por 111 países, que confían en que también lo firmen EE. UU. y Rusia

Irlanda, en nombre de los países firmantes del nuevo tratado que prohíbe las bombas de racimo, entre ellos España, instó ayer a los grandes productores y usuarios de estas municiones a que apoyen el acuerdo alcanzado esta semana en Dublín. Una de las primeras voces que se pronunciaron al respecto fue la del Gobierno español, que prepara ya dos líneas de trabajo para tratar este asunto con alguno de los grandes productores y usuarios de este armamento (EE. UU., Rusia, China, la India y Pakistán) que se niegan a adoptar el histórico acuerdo.

La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega explicó además que el Gobierno pretende adaptar el acuerdo a toda la industria española y aclaró que la eliminación del arsenal español tendrá un coste aproximado de dos millones de euros.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, felicitó por sus esfuerzos negociadores a los 111 países que han adoptado el tratado e instó a "todas" las naciones a ratificar "rápidamente" sus contenidos.

En un mensaje personal enviado a los participantes de la reunión, Ki-moon destacó la importancia del nuevo acuerdo, que prohíbe, bajo cualquier circunstancia, el uso, desarrollo, fabricación, adquisición y almacenamiento de las bombas de racimo, al tiempo que refuerza la asistencia a las víctimas, la mayoría civiles.

Por su parte, el ministro irlandés de Exteriores, Micheal Martin, pidió a los países que no asistieron a la conferencia que se acojan al acuerdo. "El objetivo final es que todos los miembros de la ONU lo ratifiquen. Debemos trabajar juntos para explicar y debatir sus contenidos con aquellos que no están aquí", dijo Martin.

El titular irlandés entregó ayer a todas las delegaciones que han participado en la conferencia una copia del nuevo tratado, que será ratificado por los 111 firmantes en en Oslo en diciembre.

Etiquetas