Despliega el menú
Internacional

EE. UU.

Obama resta importancia a la respuesta del Senado de retrasar la votación de la reforma sanitaria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aceptó ayer la decisión del Senado de posponer para después de verano la votación al programa de reforma sanitaria y dijo al respecto que no había problema alguno siempre y cuando su ambicioso proyecto acabe recibiendo luz verde.

Horas antes, el líder de la mayoría demócrata en la Cámara alta, el senador Harry Reid, anunció que lo fundamental en este caso tan importante es tener un buen proyecto legislativo y no cumplir un determinado calendario, a pesar de la insistencia del inquilino de la Casa Blanca que ha hecho de éste uno de los temas clave de su agenda.

"Hemos escuchado que probablemente el Senado votará el proyecto de ley a finales de agosto", precisó Obama durante su intervención en el ayuntamiento de la localidad de Shaker, Ohio. "Está bien. Sólo quiero que trabajen en él. Quiero que se apruebe para finales de año", agregó en declaraciones recogidas por la cadena CBS.

Al ser preguntado sobre si va a presionar a los congresistas a que aplacen las vacaciones de agosto para trabajar en el proyecto, Obama se limitó a decir que todavía no había hablado con Reid. "Mi actitud es que quiero que se apruebe en condiciones y pronto", resaltó. "Si veo que (el Congreso) se esfuerza por estudiarlo, entonces me sentiré seguro de que esto avanza y de que es muy probable lograr consenso".

Etiquetas