Despliega el menú
Internacional

ELECCIONES EEUU

Obama gana a McCain y hace realidad el sueño americano

Barack Obama se aseguró hoy la presidencia de EE.UU. en una noche sin sobresaltos en la que los astros se fueron alineando poco a poco a su favor y en la que logró algunos de los estados más codiciados de la jornada como Virginia y Ohio.

EFE. Washington

 

El demócrata Barack Obama logró arrebatar con firmeza la Casa Blanca a los republicanos y pasar a la historia como el primer presidente negro de Estados Unidos, un hito largamente anhelado por los 35 millones de afroamericanos del país.

Al cumplirse el 40 aniversario del asesinato de Martin Luther King, el senador de Illinois colmó el sueño del reverendo, que desencadenó la lucha por los derechos civiles con sus aspiraciones de lograr un país donde no se juzgara a la gente por el color de su piel, sino por su carácter.

Obama, de 47 años, logró además acabar con la última barrera racial que existía en un país donde, hace 143 años, hubiera sido un esclavo.

En su intervención ante los miles de seguidores concentrados en Chicago para celebrar su victoria, el senador de Illinois dijo que su elección es "la respuesta" a las peticiones de muchos y que refleja que "el cambio ha llegado" a los Estados Unidos.

"El sueño de esta nación está vivo", dijo. Con una campaña electoral planeada al mínimo detalles, metódica y serena, Obama pudo con facilidad con su contrincante, el senador republicano John McCain, que intentaba por segunda vez llegar a la Casa Blanca.

El candidato demócrata a ya se ha asegurado 338 votos electorales, con un 52 por ciento de los votos, frente a los 160 de su rival republicano, John McCain, con cinco puntos menos, tras el escrutinio del 87 por ciento de los votos en el conjunto del país, según los datos oficiales facilitados por la CNN. Asimismo, a falta del recuento definitivo, los demócratas han arrebatado a los republicanos al menos siete Estados en los que éstos habían ganado en 2004: Virginia (99 por ciento escrutado), Iowa (99 por ciento), Nuevo México (98 por ciento), Colorado (80 por ciento), Nevada (68 por ciento) y dos Estados particularmente disputados, Ohio (con el 91 por ciento) y Florida (99 por ciento).

Lejos de la disputada contienda del 2004, y especialmente del 2000, donde el recuento de votos en Florida se alargó durante semanas, Obama fue sumando rápidamente esta noche y sin problemas los estados más disputados, especialmente Pensilvania, Ohio y Iowa. A ellos se unieron otros más reñidos, pero que igualmente cayeron en manos demócratas, como Florida, Nuevo México y Colorado.

El histórico triunfo de Barack Obama -un desconocido hace solo cuatro años- extendió una corriente de euforia por la población afroamericana de todo el país, que ha vivido esta campaña con la redención por su pasado de esclavitud y de segregación. Exultantes, pero emocionados, los afroamericanos salieron a las calles de las principales ciudades del país para celebrar la victoria de uno de los suyos.

Con su mensaje de cambio y de unidad, Obama convenció al país de la necesidad de iniciar una nueva era en la que Estados Unidos recupere su esplendor económico y su peso internacional.

En una verdadera catarsis frente al actual Gobierno republicano, los demócratas ganaron en la mayor parte del país, en lo que se ha interpretado como un completo rechazo a las políticas impopulares que el presidente George W. Bush ha desarrollado en materia económica y en sus relaciones internacionales.

Con dos guerras en marcha y la economía en recesión, el gobierno de Bush deja el país en una difícil situación para la próxima administración, que tendrá que aplazar algunos de sus planes de inversión hasta que la crisis financiera se resuelva.

McCain trató durante la campaña de distanciarse de las políticas del actual presidente, pero ni sus planes económicos ni la elección de una mujer ultraconservadora como candidata a la Vicepresidencia, la gobernadora de Alaska Sara Palin, logró convencer al electorado.

De esta manera, McCain, un ex combatiente de la Guerra de Vietnam, ha visto a sus 72 años cómo pasaba de largo su segunda y, posiblemente, ultima oportunidad de llegar a la Casa Blanca, tras su derrota en 2000 en las primarias frente a Bush. La intensidad de la campaña electoral, en la que Barack Obama se convirtió en todo un fenómeno mediático, provocó que, llegado hoy el día de la votación, la gente participase de una manera masiva.

Además de ganar la Casa Blanca, el senador ha llevado a su partido a una clara victoria en la Cámara de Representantes, que se renovaba por completo, y a ampliar su mayoría en el Senado, donde se elegía un tercio de los escaños.

Desde 1992, cuando ganó la presidencia Bill Clinton, la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso no estaban en manos de los demócratas.

De los 435 asientos en juego en la Cámara Baja, los demócratas han ganado 211 y podrían obtener otros 38, según las proyecciones de los resultados parciales.

En el Senado había en juego 35 escaños y los demócratas se han asegurado 17, a los que se podría unir otro más en disputa con los Republicanos, siempre según esos datos.

Cuando llegue a la Casa Blanca, el 20 de enero próximo, Obama se enfrentará al reto de cumplir con las expectativas que ha creado durante la campaña, entre ellas la de iniciar un nuevo futuro de prosperidad y unión para el país.

Etiquetas