Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

Obama se atraganta en las encuestas

Un estudio realizado por el Pew Research Center afirma que el 48 por ciento de los estadoundienses afirma haber escuchado demasiado sobre Obama durante los últimos meses, algo que podría volverse en su contra si no se toman las medidas adecuadas.

Todavía quedan tres meses para que el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain sepan quién será el próximo inquilino de la Casa Blanca, sin embargo, parece que los norteamericanos comienzan a sentirse algo aburridos del panorama electoral. Al menos así lo demuestran las encuestas. Para colmo, justo cuando el senador de Illinois se ha tomado una semana de vacaciones en Hawaii para disfrutar con su mujer Michelle y sus dos pequeñas, todo parece indicar que McCain le pisa los talones.

Un estudio realizado por el Pew Research Center afirma que el 48 por ciento de los estadoundienses afirma haber escuchado demasiado sobre Obama durante los últimos meses, algo que podría volverse en su contra si no se toman las medidas adecuadas. Por una razón o por otra, ya sea una caricatura en la portada de una revista, una comparación odiosa con Paris Hilton o su color de piel, el candidato demócrata está siempre en boca de todos.

No hay que pasar por alto que Obama aventaja a su contrincante en todas las encuestas, pero los expertos indican que el senador de Illinois se ha estancado. Es cierto que desde que se perfilara como el elegido de los demócratas para luchar por la presidencia del país, Obama no ha conseguido sacar una diferencia abrumadora a McCain. De hecho, según las encuestas diarias realizada por Gallup entre 1.000 individuos de forma aleatoria, la ventaja siempre oscila entre los siete y los dos puntos, cuando no aparecen empatados.

A estas alturas de la carrera, el senador debería, al menos, romper en alguna ocasión la barrera del 50 por ciento, algo que no termina de ocurrir. Gary Langer, director de encuestas de la cadena de televisión ABC aseguraba a varios medios de comunicación que «si todo es tan favorable para Obama, ¿por qué no todo termina de cuajar?».

Evidentemente, aunque la Obamanía es un acontecimiento que no se puede negar, es cierto que si echamos la vista atrás podrían recordarse situaciones muy similares que más tarde desembocaron en verdaderos desastres para los demócratas. En las últimas elecciones de 2004, John Kerry aventajaba a George Bush con un 47 por ciento frente a un 43 por ciento, una semana antes del comienzo de las convenciones nacionales de sendos partidos estadounidenses. Kerry fue el candidato favorito de Europa y, finalmente, se quedó con las ganas.

Para Nolan McCarty, profesor de la Universidad de Princeton, «tras dos elecciones presidenciales muy ajustadas no es realista el esperar un gran cambio». McCarty añadió, además, que John McCain no es un republicano «típico», lo que le ayuda en sus aspiraciones presidenciales.

Según explicaba la publicación Politica, Obama ha basado su liderazgo en las últimas semanas en tres grupos sociales: los jóvenes, la población de color y los hispanos. El voto joven es un arma de doble filo, ya que en ocasiones no cumplen las expectativas. En lo que respecta a los afroamericanos, el senador todavía debe asegurarse el apoyo unánime de todos los afroamericanos mientras que el voto hispano todavía corre el peligro de dejarse engatusar por McCain. Eso sí, el republicano no termina de cuajar entre dicho colectivo y ha perdido cerca de un 10 por ciento del poderío que encumbró a Bush a la Casa Blanca hace cuatro años.

Sin embargo, el veterano de Vietnam ha visto como la entrada en su campaña de Steve Schmidt ha obrado maravillas. Cabe recordar que Schimdt ya dirigió la campaña de George Bush contra el entonces candidato demócrata, John Kerry, a quien presentó como un individuo que cambia constantemente de opinión. El estratega de McCain cuenta con una serie de técnicas, que a fin de cuentas parecen funcionar.

Entre ellas una simple y clara: elaborar un mensaje político claro y repetirlo de forma reiterada.

George Clooney ayuda a Obama

Pese a que el demócrata no puede dar la guerra por ganada, es cierto que ha sabido rentabilizar sus amistades, tanto en Hollywood como entre el corporate estadounidense. El actor estadounidense, George Clooney tiene previsto celebrar un acto, que contará con una recepción y una cena posterior, el próximo dos de septiembre en Ginebra. De momento, sólo se ha sabido que los tickets para acudir al cocktail se cambian a 1.000 dólares por cabeza mientras que un asiento en la cena cuesta cerca de 10.000 dólares.

Esta información se ha dado a conocer justo cuando el Herald Tribune afirma que un tercio de los 340 millones de dólares que acumula el senador demócrata en su campaña provienen de donaciones que superan los 1.000 dólares. Algo que llama la atención, ya que la campaña de Obama siempre ha querido hacer creer que el senador ha hecho caja gracias a las módicas donaciones que los ciudadanos de a pie han realizado a través de la web o asisitiendo a sus actos públicos.

Etiquetas