Despliega el menú
Internacional

ORIENTE MEDIO

Mueren siete civiles palestinos, entre ellos cuatro niños, por disparos israelíes en Gaza

El último ataque tuvo como escenario el campo de refugiados de Bureij, en el centro de este territorio palestino y donde el menor, cuya identidad no ha sido revelada, fue alcanzado en la cabeza y el cuello por disparos de soldados israelíes.

El ejército israelí abrió fuego en el campo de refugiados de Al-Bureij, en la franja de Gaza, contra varios ciudadanos palestinos, hecho por el que resultaron fallecidos dos milicianos y siete civiles, entre los que se encuentran cuatro niños, además de 28 heridos. Según una portavoz del ejército israelí, las tropas respondieron con sus disparos a un ataque de unos desconocidos. Por otra parte, Israel dejó de suministrar combustible a la franja de Gaza por la terminal que el pasado miércoles atacaron varios milicianos palestinos en Nahal Oz.

Dos ataques en Gaza provocaron hoy un total de nueve muertos, entre civiles y milicianos palestinos. Por una parte, tropas israelíes causaban la muerte a siete civiles, entre los que se encontraban cuatro niños, uno de ellos fallecido a causa de disparos en el pecho y el abdomen, y dos milicianos, además de 28 heridos, según una información de la agencia Ma'an. La portavoz del ejército israelí explicó que sus fuerzas operaron después de que algunos milicianos abrieran fuego contra ellos, aunque no pudo determinar más detalles de dicho ataque.

Por otra parte, y algunas horas antes, un ataque aéreo israelí acababa con la vida de otros dos milicianos de Hamas, cerca de la ciudad de Khan Younis, al sur de Gaza. Asimismo, según fuentes médicas, otros siete guerrilleros resultaban heridos en el ataque, que confirmaron las fuerzas israelíes.

El primer ministro israelí Ehud Olmert ya había advertido el pasado jueves de que atacaría a Hamas después de que dos guerrilleros palestinos mataran a dos civiles israelíes el pasado miércoles en un ataque a un puesto fronterizo en Gaza.

Castigo por sus acciones

Sin embargo, este ataque no fue lo único a lo que se refería Olmert cuando advertía de que atacaría a Hamas en respuesta al incidente del pasado miércoles. Este viernes, las autoridades israelíes decidían dejar de suministrar combustible a la franja por la terminal atacada y en la que murieron dos trabajadores, en Nahal Oz, según una información de la BBC.

Olmert argumentaba para llevar a cabo este castigo a los palestinos que "Hamas tiene el control en la frontera de Gaza y su organización y sus miembros tienen la responsabilidad de acabar con el terror, por lo que deberán pagar el precio de sus acciones".

A pesar de que las autoridades aseguran que el corte será tan sólo por unos días, estos últimos conflictos quedan bien lejos de los intentos de acuerdo al que llegaron el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, en la última cumbre de Annapolis, en la que se mostraron dispuestos a colaborar, con apretón de manos incluido.

Etiquetas