Despliega el menú
Internacional

HONDURAS

Muchas dudas ante la segunda ronda de diálogo por la crisis en Honduras

Las posibilidades de éxito de la segunda ronda de mediación en el conflicto de Honduras, que se inicia en San José, son pocas en vista de las reacciones negativas que desató la propuesta anticipada por el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, de un Gobierno de "reconciliación nacional" encabezado por el mandatario Manuel Zelaya, depuesto por un golpe cívico militar el 28 de junio.

El gobernante de facto, Roberto Micheletti, que tiene previsto asistir a la cita, advirtió que su país no aceptará "imposiciones" del extranjero, que su gobierno "está firme", y que "de ninguna manera habrá marcha atrás" con el derrocamiento de Zelaya. Su ministro de la Presidencia, Rafael Pineda, reveló que Micheletti aceptaría renunciar y que asuma una tercera persona en su lugar, no el presidente depuesto.

Arias había adelantado en una entrevista que entre las salidas que analizará con Zelaya y Micheletti está la de un gobierno de reconciliación nacional liderado por el presidente depuesto con un gabinete en el que estén representados los sectores en pugna.

También plantearía la posibilidad de que se dicte una amnistía para delitos imputados al mandatario derrocado, y que este se comprometa a archivar su controvertido proyecto de reforma constitucional.

La iniciativa de Zelaya era llamar a una consulta popular no vinculante para que los hondureños digan si aceptarían o no que en las elecciones de noviembre se voten delegados a una asamblea que modifique la constitución. La propuesta precipitó el golpe de Estado. El mismo día que debía realizarse el referendo, las Fuerzas Armadas irrumpieron en la residencia del presidente, lo arrestaron y lo trasladaron a Costa Rica. El parlamento designó a Micheletti en su reemplazo.

La propuesta mediadora de Arias fue criticada por mandatarios de la región que temen que una salida negociada sea un mal precedente para otras crisis. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo que la propuesta de un gobierno interino "donde se junten golpistas y constitucionalistas que fueron depuestos, es una aberración", Zelaya se encontraba en ese momento de Managua, pero no opinó sobre la idea.

También Fidel Castro, el líder de la Revolución Cubana, publicó una reflexión sobre la crisis en Honduras. Para el ex gobernante de la isla, el golpe "fue concebido por personajes inescrupulosos de la extrema derecha que eran funcionarios de confianza de (l ex presidente de Estados Unidos) George Bush", y apuntó contra los embajadores de Washington en Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador.

Etiquetas