Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

REVUELTA EN EGIPTO

Mubarak insiste en que seguirá hasta septiembre

La indignación e incluso los llantos sucedieron al silencio durante todo el mensaje del mandatario, retransmitido por una gran pantalla en la cairota plaza Tahrir.

Los egipcios se lamentaban durante el discurso de Mubarak
Mubarak insiste en que seguirá hasta septiembre
AFP PHOTO

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, anunció que seguirá en el poder, pero con menos prerrogativas al ceder parte de ellas a su vicepresidente, Omar Suleimán, pese a las expectativas creadas sobre su marcha durante el día de hoy.

«He considerado delegar al vicepresidente de la República los poderes y las prerrogativas de acuerdo con la Constitución», dijo Mubarak, de 82 años y en el cargo desde hace tres décadas, en un discurso televisivo.

Además, en su alocución, el jefe de Estado no solo no dijo claramente que haya renunciado hoy a la Presidencia, sino que se comprometió a dirigir un proceso que lleve a unas «elecciones (presidenciales) libres y limpias» en septiembre próximo.

«Me aferraré a proteger la Constitución y los intereses del pueblo hasta que se entregue el poder y la responsabilidad a quien elijan los electores en septiembre próximo», afirmó.

«Eso es lo que yo juré», aseguró Mubarak, quien se comprometió a un «traspaso pacífico» del poder.

Por su parte, el presidente de la Cámara Baja del Parlamento, Fathi Sourur, en declaraciones a la televisión estatal, aclaró que Mubarak ha traspasado algunas prerrogativas al vicepresidente, de acuerdo con las limitaciones constitucionales, pero conserva otras.

Entre las que conserva figura la reforma de la Constitución y la disolución del Parlamento y del Gobierno.

Rabia e indignación

Un comandante del Ejército egipcio, Hassan al Roweny, hacía saber a primera hora a los miles de manifestantes congregados en la plaza Tahrir de El Cairo que «todo lo que queréis se cumplirá», según un reportero. Roweny se dirigió a los manifestantes desde uno de los escenarios erigidos en la plaza, pidiendo a los manifestantes que cantaran el himno nacional y que mantengan la seguridad de Egipto. Al escuchar sus palabras, los manifestantes corearon: «El pueblo demanda la caída del régimen» y «el régimen ha caído».

Sin embargo, la alegría ha durado poco y los cientos de miles de manifestantes que esperaban con ansias la dimisión del mandatario egipcio han vuelto a escuchar en boca de Mubarak su intención de permanecer al frente del páis durante ocho meses más.

Los manifestantes concentrados en la cairota plaza Tahrir recibieron con rabia y tristeza el discurso del presidente egipcio, Hosni Mubarak, quien reiteró su decisión de favorecer una transición pacífica del poder.

La indignación e incluso los llantos sucedieron al silencio durante todo el mensaje del mandatario, retransmitido por una gran pantalla colocada en la plaza, epicentro de la revuelta popular que comenzó el pasado 25 de enero.

Etiquetas