Internacional
Suscríbete por 1€

RUSIA

Moscú coloca loas a Stalin en las estaciones de metro

"Stalin nos crió en la lealtad al pueblo, al trabajo y nos inspiró en las gestas", es la oración, dedicada a dictador, que se puede atisbar en uno de los frisos de la estación de metro de Kúrskaya, Rusia. Forma parte de uno de los himnos escritos por el actual fallecido, Serguéi Mijalkov, autor de la letra del himno ruso.

Se ha reabierto al público hace unos días en Moscú, tras su remozamiento, la entrada principal de la línea circular de la estación de metro de Kúrskaya y, en el friso, sobre las columnas de la bóveda central, se exhibe otra vez el enunciado: "Stalin nos crió en la lealtad al pueblo, al trabajo y nos inspiró en las gestas".

 

Se trata de un fragmento del himno soviético, cuyo autor, Serguéi Mijalkov acaba de fallecer. La letra del actual himno de Rusia es diferente, también compuesta por Mijalkov, pero la música es la misma.

La alusión estalinista en la estación de Kúrskaya fue retirada en 1956, inmediatamente después del XX Congreso del Partido Comunista de la URSS, en el que se condenó el "culto a la personalidad" y se pretendió iniciar la desestalinización del país.

Fueron desmontados o apartados de la circulación todos los monumentos erigidos en honor del dictador, eslóganes, publicaciones o cualquier otro tipo de referencia a su persona. Del metro moscovita, muchas de cuyas estaciones, las más espectaculares, fueron construidas precisamente en la época de Iósif Stalin, desaparecieron todas las menciones al cruel autócrata.

Pero ahora, según ha declarado el portavoz del metropolitano capitalino, Pável Sujárnikov, ha llegado el momento de "restablecer la justicia histórica". Sujárnikov ha explicado que se decidió restaurar la estación de Kúrskaya con arreglo a su aspecto primigenio "por respeto a la historia". Vaticinó que en otras estaciones actualmente en reparación aparecerán pronto lemas similares y no reveló quién exactamente está detrás de la idea.

Lo cierto es que la oposición democrática rusa y las organizaciones defensoras de los derechos humanos han puesto el grito en el cielo. Consideran que, en los últimos años, se está llevando a cabo una rehabilitación y ensalzamiento paulatino del estalinismo, fenómeno que está teniendo su reflejo incluso en los manuales de historia que se emplean en los colegios.

No hay cifras fidedignas del número de personas que murieron o sufrieron persecución por orden de Stalin (deportados, confinados en campos de concentración, fusilados o enviados a misiones suicidas durante la guerra). Algunos historiadores hablan de más de cuarenta millones de víctimas y le sitúan entre los principales criminales políticos de todos los tiempos.

La organización rusa de derechos humanos "Memorial", sin embargo, cifra en doce millones y medio los represaliados por Stalin, de los que muertos habrían resultado unos cuatro millones. Sin embargo y según las encuestas, entre los rusos actuales hay unanimidad en reconocer que la victoria soviética contra la Alemania nazi en la II Guerra Mundial, de cuyo comienzo se conmemora el 1 de septiembre el 70 aniversario, fue gracias a Stalin.

Los que creen lo contrario en Rusia son minoría. La estación de metro de "Kúrskaya" fue así bautizada en recuerdo de la batalla de Kursk, región y ciudad de Rusia que también dio su nombre al submarino nuclear que se hundió con sus 119 tripulantes el 12 de agosto de 2000 en el mar de Barents.

El combate que se libró en la región de Kursk en el verano de1943 fue el mayor enfrentamiento de tanques de la historia. Las victorias del Ejército Rojo en Stalingrado, cuya denodada batalla finalizó en febrero de 1943, y en Kursk cambiaron el curso de la contienda a favor de los soviéticos.

Etiquetas