Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

MARRUECOS

Miles de marroquís salen a la calle pese a la prohibición

El Movimiento 20 de Febrero ha vuelto a convocar varias propuestas por todo el país para demandar cambios en la Constitución de Marruecos.

Protestas en Rabat
Miles de marroquís salen a la calle pese a la prohibición
EFE

Miles de personas del Movimiento 20 de Febrero han salido de forma pacífica en varias ciudades de Marruecos para reivindicar una «Constitución democrática», pese a la advertencia oficial de que las movilizaciones están prohibidas.

En Rabat, un centenar de personas se congregó en la plaza de Bab el Had, junto a la medina, y aunque el movimiento había anunciado que se dirigirían hacia el Parlamento, finalmente se realizó una sentada.

«El pueblo quiere una nueva Constitución», «El Gobierno actual y el Parlamento no representan al pueblo o «Corrupción o manifestación» eran algunas de las pancartas que enarbolaron los manifestantes.

En la ciudad de Agadir, situada en el sur del país, unas trescientas personas salieron a la calle a las 16.00, y una hora después la manifestación fue dispersada por las fuerzas del orden.

Fuentes de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en la zona aseguraron que al menos 30 personas resultaron heridas y dos fueron detenidas.

Según la AMDH, en Casablanca unas 4.000 personas se concentraron a las 15.00 en la Sahat Al Hamam (Plaza de las Palomas), situada frente a la wilaya (Gobierno civil).

Rodeados de una fuerte presencia policial, hombres y mujeres levantaron pancartas en las que se podían leer denuncias contra la corrupción y en las que se exigía una revisión de la Constitución.

«El 20 de febrero es un proceso que acaba de comenzar y las manifestaciones van a continuar por todo Marruecos», dijo Chihab Said, miembro de la AMDH.

El pasado domingo, decenas de miles de marroquíes salieron a las calles de las principales ciudades del país para responder a la convocatoria del llamado Movimiento 20 de Febrero -formado por jóvenes en la red social Facebook- por «una constitución democrática y la disolución del Gobierno y el Parlamento».

El Tribunal de Apelación de Tánger condenó ayer a 10 años de prisión a cuatro personas relacionadas con los actos de vandalismo que tuvieron lugar tras estas manifestaciones, y fuentes oficiales aseguran que 184 personas han sido llevadas ante la justicia.

Una fuente del Ministerio del Interior aseguró que las autoridades marroquíes perseguirán judicialmente a todas aquellas personas que este fin de semana pretendan protestar sin autorización previa.

También el jueves, el portavoz gubernamental, Jalid Naciri, apuntó que el Ejecutivo marroquí sólo autorizará las manifestaciones «conformes a las exigencias legales».

Por su parte, Nabil Benabdellah, secretario general del Partido Progreso y Socialismo (PP) ha afirmado que el reforzamiento entre la institución real y las diferentes fuerzas nacionales «representan la mejor garantía para tratar todos los problemas económicos y sociales que sufre el país».

Benabdellah indicó que las reivindicaciones legítimas de reformas de los jóvenes marroquíes el pasado 20 de febrero «no son nuevas», ya que estas demandas han sido presentadas en la escena política nacional desde hace años, y algunas de ellas ya han sido puestas en práctica.

Los jóvenes del movimiento del 20 de febrero han convocado para este domingo, a las 10.30, una nueva sentada en las principales ciudades de Marruecos.

Etiquetas