Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ALEMANIA

Merkel, reelegida con menor respaldo

La canciller alemana cosechó su segundo peor resultado, después del 88% de 2004. Hace dos años había obtenido el 94,8%, el más alto hasta ahora.

Merkel, después de ser reelegida en el congreso de la CDU.
Merkel, reelegida con menor respaldo
AFP PHOTO

Este año no ha sido fácil para Angela Merkel, a quien muchos pronosticaban un frenazo en la reelección a la presidencia de la Unión Demócrata Cristiana celebrada ayer en el congreso del partido en Karlsruhe. Sin embargo, la canciller alemana tocó el alma del partido con un discurso muy emotivo y se aseguró el poder con el 90% del respaldo.

Cerca de un millar de delegados ovacionaron durante casi diez minutos a la mandataria, que, de una manera combativa y temperamental poco usual en ella, destacó los valores de la CDU y arremetió contra la oposición.

Merkel fue reelegida por quinta vez consecutiva en la jefatura de la CDU, con un 90,4% de los votos. Es su segundo peor resultado, después del 88% de 2004. Hace dos años había obtenido el respaldo del 94,8%, el más alto hasta ahora.

Sin embargo, esta vez no cayó por debajo del 90% y eso a pesar de que el gobierno de conservadores y liberales comenzó muy mal y de que cunde el descontento en los sectores empresariales del partido.

Cuando se leyó el resultado parecía estar exhausta pero aliviada. La reelección cierra uno de los peores años de la carrera política de Merkel. También ella expresa decepción. El balance del gobierno es bueno desde el punto del vista del contenido, "pero no siempre del estilo", admite. "La decepción sobre el comienzo del gobierno es mayor si se tiene en cuenta que estuvimos esperando y luchando once años para ello".

Los delegados disfrutaron cuando Merkel achacó a socialdemócratas y verdes la mala fama que están teniendo los políticos estos días en Alemania. Para ello trajo a colación las críticas de la oposición al entonces presidente alemán Horst Köhler. "No nos asombremos de que mucha gente dé la espalda a los partidos y a los políticos cuando los mismos políticos pierden la noción del decoro". Köhler asoció las misiones militares alemanas con la defensa de intereses económicos y fue duramente fustigado por la oposición, tras lo cual renunció. Pero Merkel no mencionó que la posición de Köhler coincide con las directrices de este gobierno y que no muchos en las filas gubernamentales salieron en defensa del presidente.

Para Merkel, la alianza con el partido liberal es la única opción razonable y las alternativas con los verdes o con verdes y liberales son "quimeras" pese a que ya funcionan a nivel regional como en Hamburgo (CDU y verdes) y Sarre (CDU, liberales y verdes).

En su discurso de ayer, la canciller pasó revista a todos los temas que mueven a los conservadores, desde económicos -la canciller dijo que asumió la Cancillería con cinco millones de desempleados y ahora hay menos de tres- pasando por la política europea y hasta los valores cristianos y el lugar primordial de la familia. Mencionó además expresamente a los dos grandes padres del partido, Konrad Adenauer y Helmut Kohl y al proclamar a viva voz: "Somos quienes somos" los delegados no se ruborizaron por la similitud al "Sí, podemos" de Obama, sino que respondieron entusiasmados.

Es el acicate para 2011, un año con seis elecciones regionales. Y un nuevo año duro para Merkel, a quien se pedirá cuentas según cómo sean los resultados.

Etiquetas