Despliega el menú
Internacional

VIOLENCIA EN IRAQ

Más de medio centenar de muertos en un nuevo reguero de coches bomba en Iraq

El atentado más grave de una jornada costó la vida a alrededor de 40 personas en Baquba. Entre las víctimas hay mujeres y niños, y algunos heridos se encuentran en estado muy grave.

Numerosos ataques repartidos por todo Iraq convirtieron la de este martes en una jornada sangrienta en el país mesopotámico, especialmente en áreas suníes. Alrededor de un centenar de personas murieron por distintos atentados, el más grave de los cuales tuvo lugar en Baaquba, donde un coche bomba explosionado frente a la oficina del gobierno provincial dejó más de 50 víctimas mortales. Las autoridades sospechan que este recrudecimiento de la violencia suponga una nueva campaña de ataques terroristas perpetrados por las milicias suníes radicales.

El atentado de Baquba supuso además el más grave de los últimos meses, no sólo en esta ciudad a 65 kilómetros al norte de Bagdad, sino en todo el país. El suceso fue originado por un coche bomba que explotó frente a la oficina del gobierno provincial de Diyala, convertida en un auténtico campo de batalla entre las Fuerzas de Seguridad y las milicias suníes de Al Qaeda, reagrupadas en las provincias del norte tras haber sido expulsadas de la región de Anbar y la capital.

Como consecuencia de la potente deflagración, al menos 40 personas resultaron muertas y en torno a 70 heridas, si bien la Policía, que confirmó estas cifras, las dio como preliminares en previsión de que pudiesen aumentar. Y es que numerosos cadáveres quedaron atrapados en los vehículos que quedaron calcinados en la zona, fruto de un atentado en el que también perecieron mujeres y niños. El Ejército estadounidense señaló que tres autobuses y unas cinco tiendas quedaron seriamente dañados.

La portavoz militar Peggy Kagelery subrayó que con estos actos la insurgencia pretende "infundir miedo a la población local", en alusión también a otro atentado que a la entrada de un restaurante en Ramadi, capital de Anbar, asesinó a al menos 13 personas. Además, otras 14 fueron heridas, según fuentes policiales y médicas. El líder del Consejo Provincial de Anbar, Abdul Salam al Ani, afirmó, en declaraciones a la CNN, que hacía más de tres semanas las fuerzas locales ya habían evitado un atentado suicida en el mismo restaurante donde se produjo la masacre.

Jornada sangrienta

Al aparente resurgir de las milicias radicales suníes contra las autoridades locales se añadieron hoy otros atentados por todo el país, como el que en el centro de Bagdad provocó el fallecimiento a al menos tres personas. El objetivo de esta deflagración, originada también por un coche bomba, era una patrulla policial iraquí.

También en la capital, seis personas murieron y otras 26 resultaron heridas durante la noche en los enfrentamientos entre las tropas de los ejércitos estadounidenses e iraquí y las milicias del clérigo chií Muqtada al Sadr. Las tropas norteamericanas añadieron a este balance la muerte de al menos diez milicianos en el barrio de Ciudad Sadr.

Por otra parte, cinco mujeres y un hombre fueron asesinados en Mosul, donde también perdió la vida una abogada y su hermana alcanzadas por el fuego de un grupo armado. Se suman así al fallecimiento de otras cuatro personas el lunes en Mosul, la misma jornada en la que 18 iraquíes murieron como consecuencia de un atentado suicida y la explosión de dos coches bomba en el norte del país.

Etiquetas