Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

intifada en el Sahara

Marruecos llama "racista" a la prensa española

Dos de los españoles atrapados en El Aaiún viajan a España. Otra cooperante permanece escondida en la capital.

Los activistas Silvia García y Javier Sopeña, a su llegada ayer al aeropuerto de Gran Canaria
Marruecos llama "racista" a la prensa española
ELVIRA URQUIJO/EFE

El primer ministro marroquí, Abás El Fasi, condenó ayer con fuerza las declaraciones del presidente del PP, Mariano Rajoy, que calificó de "sorprendentes y falsas" y dijo, "atentan contra la integridad territorial" de Marruecos. El líder del PP acusó este sábado al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, de "abdicar de sus responsabilidades" en la crisis del Sahara y de rozar "el esperpento" porque "es imposible", a su juicio, que el Ejecutivo lo haga "peor".

El Fasi, también secretario general del Partido nacionalista Istiqlal (PI), afirmó que las palabras de Rajoy "solo pueden perjudicar las relaciones bilaterales" entre su formación y el PP "y atentan contra los intereses comunes de los pueblos de los dos países".

Rajoy dijo asimismo que su partido defenderá en todo momento "la legalidad internacional", pero también "la democracia, la libertad y los derechos humanos".

Para El Fasi es lamentable "que un responsable español de alto nivel se ponga de parte de las alegaciones transmitidas por algunos medios españoles, que han provocado un escándalo mediático sonoro". El primer ministro marroquí subrayó, además, que esas declaraciones "dejan a la vista el espíritu colonial de esos simpatizantes y se inscriben en el marco de una campaña electoral incendiaria". Según él, las palabras de Rajoy "no hacen más que reforzar el apego del pueblo marroquí a sus derechos legítimos y a la defensa de sus intereses, en un ambiente de movilización y unidad".

Por otra parte, el ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno marroquí, Jalid Naciri, denunció la deriva "rencorosa y racista" de ciertos medios de comunicación españoles con respecto a Marruecos.

"Estos mismos medios de comunicación nos habían acostumbrado desde hace mucho tiempo, en especial tratándose de las cuestiones relativas a nuestro Sahara, a enfoques parciales y incumplimientos extremadamente graves de la deontología. Está demostrado que no se trata de simples errores profesionales o lecturas sesgadas de los acontecimientos", señaló Naciri en una rueda de prensa recogida por la agencia de noticias oficial MAP.

"En efecto, asistimos a un recurso sistemático a procedimientos engañosos, a técnicas innobles, a manipulaciones abyectas y a montajes inmundos en diferentes tipos de soportes mediáticos españoles", aseguró.

Cierre informativo

Rabat considera que el objetivo de esos medios es conseguir una "grave manipulación de la opinión pública española, con el fin de exacerbar sus sentimientos contra Marruecos", dentro de lo que llama "una auténtica deriva odiosa y racista". La declaración centró sus críticas concretas en el canal de televisión Antena 3, los diarios 'ABC' y 'El País', la Cadena Ser y la Agencia EFE. Esta nueva ofensiva se produjo en una semana en la que se han sucedido varios incidentes relacionados con la cobertura de los disturbios desencadenados el lunes por el desmantelamiento del campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik junto a El Aaiún.

El Ministerio marroquí de Comunicación retiró el viernes la acreditación al corresponsal del 'ABC' Luis de Vega por su supuesta "difusión de informaciones falsas". Ese mismo día, se expulsó de Marruecos a tres enviados especiales de la Ser que habían conseguido llegar -pese al bloqueo decretado por las autoridades- a El Aaiún, bajo el argumento de que "proporcionaron informaciones falsas sobre su identidad y su profesión". Los tres periodistas de la Ser regresaron a España en el mismo vuelo en el que también volvieron otros nueve periodistas españoles a los que la Policía marroquí impidió bajar del avión una vez habían aterrizado en El Aaiún.

Mientras tanto, el Ministerio español de Exteriores continúa intentando que Isabel Terraza, la tercera activista escondida en El Aaiún desde hace días, acepte regresar a España como lo hicieron ayer mismo sus dos compañeros, Silvia García y Javier Sopeña.

Etiquetas