Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ENTREVISTA

Lucía Alonso: "Sudáfrica ha apostado por la paz y seguridad en el continente"

Entre 1995 y 2000, Nelson Mandela quiso desmantelar el apartheid, reconciliar a las razas y establecer una democracia viable. ¿Lo consiguió?

Atribuirle solo a Mandela la voluntad de ese cambio no sería ni justo ni exacto. Desde que las primeras leyes de segregación empezaron a promulgarse, ya hace siglos, hubo quienes las contestaron. Esa resistencia creció conforme aumentaba la legislación al respecto, muy especialmente a partir de 1948, cuando se implantó el apartheid.

¿Qué otras personalidades protagonizaron la lucha contra el apartheid?

A desmontarlo se dedicaron muchas personas, desde Albert Luthuli, Steven Biko, la familia Sisulu o Joe Slovo, a Trevor Huddleston o Desmond Tutu, pasando por otros muchos líderes políticos, activistas, las mujeres de Black Sash y de otras organizaciones, los periodistas de Drum y de más publicaciones, sindicalistas, escritores, artistas, empresarios... La mayor parte de los sudafricanos, a excepción de los defensores acérrimos del apartheid, siempre ha sabido que la única manera de sobrevivir era convivir a la par. Y, ¿qué es la democracia sino la posibilidad de participar, como iguales, en el Gobierno?

Su sucesor, Thabo Mbeki, quiso reforzar la participación sudafricana en las instituciones regionales. ¿Se logró y con qué éxito?

Sudáfrica ha contribuido con mayor o menor fortuna al inicio de negociaciones y a que se alcanzasen acuerdos en los conflictos de Burundi, la República Democrática del Congo, Zimbabwe. Sudáfrica ha apostado por hacer hincapié en las cuestiones que tienen que ver con la paz y la seguridad del continente: esos esfuerzos solo se conocen al cabo de un tiempo y han tenido éxito.

¿De qué forma el apartheid ha condicionado el presente de Sudáfrica?

De tantas formas que son difíciles de enumerar: desde cuestiones puramente cotidianas, como las relaciones de las personas de diferentes "razas", hasta las brechas de la pobreza o, más preocupante aún, los niveles de educación.

Se suele decir, especialmente desde dentro, que para los problemas africanos hacen falta soluciones africanas. ¿Qué características han de tener?

Si digo que es a los africanos a quienes corresponde responder a la pregunta, ya le habré contestado.

¿Está prestando Sudáfrica más atención a sus relaciones exteriores que a solucionar los problemas internos?

Para cualquier Gobierno es difícil mantener el equilibrio entre la atención que presta a los problemas internos y la que presta a las relaciones con los vecinos y los otros miembros de la comunidad internacional. Para Sudáfrica aún es más difícil porque las necesidades y las expectativas de la mayoría son muchas, apremiantes y costosas; y su "vecindario" es conflictivo y le mira con una mezcla de esperanza y de recelo.

¿Cuáles cree que son los tres principales problemas en Sudáfrica, tras el paro y el alto índice de sida?

La cifra oficial de desempleo a octubre de 2009 era del 24,5%. En cuanto a los otros problemas por los que pregunta, habría que interrogar a los propios sudafricanos, pues, desde fuera, la prelación de unos sobre otros se distorsiona. No obstante, un problema importante es la creciente brecha entre quienes son muy ricos, cada vez menos, y quienes se ven cada vez más empobrecidos, pero esa tendencia no es, ni mucho menos, exclusiva de Sudáfrica. Además, se suele considerar que, en combinación con la pobreza, es uno de los factores que contribuye a la violencia.

Con un PIB que representa el 25% del continente, un tercio del de los países de África Subsahariana, la economía de Sudáfrica es la más desarrollada. ¿Qué factores lo han hecho posible?

La historia es muy larga y compleja y son muchos los factores que han intervenido: desde los recursos minerales y su gestión, en condiciones de cuasi monopolio mundial, por ejemplo en el caso de los diamantes, a los procesos de industrialización y diversificación, debidos al aislamiento, pasando por la usurpación de las tierras de labor y una mano de obra barata y exenta de derechos durante siglos.

¿Con qué países mantiene Sudáfrica mejores relaciones políticas y económicas y por qué?

Para Sudáfrica, las relaciones exteriores son todas importantes, basta ojear, en Internet, su Plan Estratégico para los próximos años.

Etiquetas