Despliega el menú
Internacional

TRAS LA CATÁSTROFE DE HAITÍ

Los sismólogos advierten del peligro de un nuevo terremoto en el Caribe

"El peligro es real. El seísmo que puede acabar con la región puede ocurrir y un día pasará", alerta uno de los expertos.

Un hombre pasa en bicicleta por una carretera agrietada a las afueras de Leogane, el viernes
Los sismólogos advierten del peligro de un nuevo terremoto en el Caribe
D. FERNÁNDEZ/EFE

Las fotografías de cuerpos destrozados de hombres, mujeres y niños, algunos bajo bloques de hormigón y piezas salientes de acero, son un recuerdo funesto del terremoto de Haití, en una región, el Caribe, que podría experimentar otro poderoso seísmo, alertaron ayer expertos de la zona.

 

Derek Gay, ingeniero sismólogo de la Universidad de West Indies (UWI), señaló que el Caribe y particularmente Trinidad y Tobago han experimentado un número "pequeño, pero regular de terremotos" que sugieren que la tierra se está fracturando "con una liberación frecuente de energía".

 

El país caribeño, sede de la universidad, ha experimentado muchos de esos movimientos telúricos casi a diario, pero las personas no los sienten, dijo Derek Gay. "En cierto sentido, me siento un poco aliviado porque hemos liberado mucha tensión. Por ejemplo, si se observa a Haití, los anticipos del terremoto fueron muy pocos. Estaban esperando un Big bang", dijo el ingeniero.

 

El terremoto de 7 grados en la escala de Richter que azotó a Haití el 12 de enero ha sido el mayor en los últimos 200 años y ya han muerto más de cien mil personas. Sin embargo, en 2007 se registró un seísmo de 7,4 grados en la isla de Martinica y solo murió una persona de un ataque al corazón, a pesar de que se sintió en islas cercanas como Santa Lucía.

El experto apuntó que la posibilidad de que se produjera un seísmo "no ha estado captando la atención" porque "cuando algo permanece dormido durante 200 años tiende a olvidarse. El único consuelo que podemos tener es que el siguiente será en 200 años", dijo.

 

Pero esta afirmación es poco tranquilizadora para las naciones caribeñas, cuyos Gobiernos han sido advertidos de la necesidad de prepararse adecuadamente para afrontar terremotos de una magnitud mayor que la de Haití debido a que la región yace sobre un activo sistema de fallas sísmicas.

 

Terremotos de 7 grados o más se han registrado en la región cerca de Puerto Rico, las Islas Vírgenes y La Española en los últimos 500 años y en ocasiones han generado tsunamis. El último caso ocurrió en 1946 generado por un terremoto de 8,1 grados en la República Dominicana, donde fallecieron más de 1.600 personas.

 

El seísmo de Haití plantea un debate entre los científicos a nivel regional e internacional sobre cuándo golpeará de nuevo un terremoto a la región. "Un día pasará. El peligro es real. El terremoto que puede acabar con la región puede ocurrir y un día ocurrirá", afirmó Joan Latchman, otro sismólogo de la UWI, y resaltó que la región tiene numerosas placas que se elevan debido al terremoto y a la actividad volcánica que se aprecia a lo largo de la costa este del Caribe.

 

Por su parte, Brady Cox, profesor asistente de ingeniería civil en la Universidad de Arkansas (Estados Unidos), cree que predecir uno es difícil: "Cada vez que hay un gran terremoto causa una liberación de la tensión en algunas áreas y la incrementa en otras".

 

Un estudio publicado hace seis años en la revista de investigación geofísica de la Unión Americana de Geofísicos alertaba de un aumento en el riesgo de terremotos en la zona de falla septentrional y advertía de actividad geológica submarina en Puerto Rico y La Española que podría producir terremotos de 7,5 o mayores.

 

La falla responsable del terremoto en Haití se extiende al oeste de Jamaica. Otra corre paralela a esta en el norte, a lo largo de la zona sur de Cuba y del norte de Haití y República Dominicana.

"Son especialmente peligrosas cuando hay grandes centros de población como Puerto Príncipe, Kingston o Santiago, en República Dominicana, que están muy cerca de ellas", señaló Paul Mann, de la Universidad Austin de Texas (Estados Unidos).

 

En opinión de Tim Dixon, profesor de geofísica en el centro Rosenstiel de Miami (EE. UU.), otro terremoto podría volver a ocurrir pronto: "Los otros segmentos no se rompieron. Ahora están cargados con más tensión por este terremoto. En los próximos años, en la próxima década quizás, existe la posibilidad de que se produzca un terremoto mayor en la zona".

Etiquetas