Despliega el menú
Internacional

ELECCIONES LEGISLATIVAS EN ARGENTINA

Los Kirchner, derrotados

Los resultados preliminares de las elecciones legislativas de Argentina celebradas el domingo reflejan una derrota sin precedentes para el oficialismo, que pierde la mayoría parlamentaria tras obtener resultados adversos en los más importantes distritos electorales del país.

Con el 90 por ciento de las mesas escrutadas, el candidato de la opositora Unión-PRO Francisco De Narváez gana con el 34,51 por ciento de los sufragios en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país, mientras que el ex presidente Néstor Kirchner le sigue con el 32,16 por ciento.

La derrota del ex mandatario, esposo de la actual presidenta argentina, Cristina Fernández, le resta poder al oficialismo en el Parlamento, que hasta ahora tenía quórum propio pero que desde diciembre tendrá alrededor de unos 20 escaños menos.

Arropado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, Kirchner reconoció su derrota ocho horas después del cierre de las urnas ante cientos de simpatizantes reunidos en el hotel donde el oficialismo organizó su "cuartel general".

"Hemos perdido por muy poquito, hemos luchado con toda dignidad en Buenos Aires", dijo el ex presidente, que evitó valora la derrota del oficialismo en los principales distritos electorales y se mostró decidido a trabajar para que su partido, el Frente para la Victoria, continúe siendo una alternativa en las presidenciales de 2011.

De Narváez y el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, aliados en la coalición que se impuso al oficialismo en los dos principales distritos electorales de Argentina, se declararon ganadores en las legislativas y pidieron al Gobierno diálogo y conciliación.

La coalición de Unión-PRO también venció en la ciudad de Buenos Aires, segundo distrito electoral del país, de la mano de la candidata a diputada Gabriela Michetti, que opinó que los electores votaron "por el cambio" y consideró que su triunfo "es un estímulo para hacer las cosas que hay que hacer".

Con el 99,25 por ciento de las mesas escrutadas en la capital, Michetti gana con el 31 por ciento de los sufragios, seguida con el 24,21 por ciento por el candidato de Proyecto Sur, el izquierdista Fernando "Pino" Solanas, que se convirtió en la sorpresa de la jornada electoral.

En tercer lugar se sitúa el candidato del Acuerdo Cívico y Social, Alfonso Prat Gay, con el 19 por ciento de los votos, mientras que el postulante oficialista Carlos Heller obtenía el 11,6 por ciento, de acuerdo con los datos preliminares.

Al declararse como vencedor, el empresario De Narváez dijo que su triunfo en la provincia de Buenos Aires, tradicional bastión peronista, "dio vuelta a la página de la historia" y señaló además que la fuerza de Unión-PRO ha derrotado "a la vieja y la mala política".

Macri, aclamado por sus seguidores como futuro candidato presidencial en 2011, llamó al diálogo y a la conciliación y confió en que la presidenta Fernández, sucesora de Kirchner, "escuche" la voz de la ciudadanía que le dijo "basta a la prepotencia".

El oficialismo también perdió en Córdoba, tercera provincia argentina por su peso electoral, en Mendoza e incluso en Santa Cruz, en el sur, donde Kirchner gobernó durante doce años y donde votó Cristina Fernández.

En la provincia de Córdoba, con el 69,61 por ciento de las mesas escrutadas, el candidato del Frente Cívico, Luis Juez, se impone con un 30,6 por ciento, seguido por el postulante radical Ramón Mestre, con el 26,7 por ciento, mientras que en el tercer lugar se encuentra el candidato Eduardo Mondino, con el 26 por ciento.

En tanto, el candidato oficialista Eduardo Accastello apenas obtiene el 8,7 por ciento, en otro revés para el Ejecutivo nacional.

En Mendoza, Ernesto Sanz, el candidato de la fuerza liderada por el vicepresidente argentino, Julio Cobos, enfrentado con el Gobierno de Fernández y con Kirchner, se impone con 50,03 por ciento de votos al aspirante oficialista (25,2 por ciento).

Con el 98,2 por ciento de las mesas escrutadas en la provincia de Santa Fe, el candidato del peronismo disidente Carlos Reutemann se adjudica el 42,2 por ciento de los votos, seguido por el socialista Rubén Giustiniani, con el 40,5 por ciento.

Si Reutemann consolida su ventaja podría mantenerse en la carrera por el liderazgo del peronismo y la Presidencia del país, un sueño que acaricia desde hace tiempo.

En Santa Cruz, contra todo pronóstico, con el 99,5 por ciento escrutado, el Acuerdo Cívico y Social se impone con el 42,5, punto y medio sobre el kirchnerismo.

Etiquetas