Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

DISTRIBUIDOS POR HOLANDA Y REINO UNIDO

Los huevos alemanes no suponen un riesgo

En Alemania han clausurado más de 4.700 granjas en las que los animales consumieron piensos contaminados con dioxinas.

El huevo es uno de los alimentos que provoca más alergias
Contaminación por dioxina en un millar de granjas alemanas
EFE

El número de granjas avícolas y porcinas clausuradas en Alemania por alimentar a sus animales con piensos contaminados con dioxinas se eleva ya a más de 4.700, informaron hoy fuentes del Ministerio federal de Agricultura.

Las fuentes destacaron que en la mayoría de los casos se trata de granjas porcinas, a las que se ha prohibido sacrificar a sus animales y comercializar su carne hasta que se certifique que su consumo resulta absolutamente inocuo. La gran mayoría de las granjas, 4.468 del total, se encuentran ubicadas en el norteño estado federado de Baja Sajonia, que adquirieron piensos contaminados originalmente por el fabricante Harles & Jentzsch, el cual utilizó presumiblemente aceites industriales no destinados al consumo animal o humano.

El Ministerio de Agricultura del septentrional estado de Schleswig Holstein detalló los resultados de los análisis adelantados ayer y afirmó que las grasas utilizadas por esta empresa para fabricar pienso tenían en nueve de cada diez casos una proporción de hasta 78 veces el nivel permitido.

El Ministerio de Agricultura local aseguró que los productos de Harles & Jentzsch contenían ya en marzo de 2010 elevadas proporciones de dioxina, superiores a las permitidas, aunque la empresa no hizo públicos los análisis. Los productos de otra fábrica en Bösel (Baja Sajonia), asociada a Harles & Jentzsch, también mostrarían niveles superiores de dioxina a los tolerados.

Mientras tanto, el presidente de la federación alemana de Agricultores y Ganaderos, Gerd Sonnleitner, ha cifrado en 40 a 60 millones de euros las pérdidas semanales de los ganaderos afectados por el cierre de sus factorías.

En declaraciones que publica el rotativo 'Neuen Osnabrücker Zeitung', Sonnleitner exige que los 25 fabricantes de piensos contaminados con dioxinas responsables del escándalo indemnicen a los ganaderos afectados. El ministro de Agricultura de Baja Sajonia, Friedrich-Otto Ripke, indicó en Hannover que sus investigadores analizan si la contaminación con dioxinas proviene del uso de viejas grasas recicladas vendidas por la firma holandesa Petrotec, fabricante de combustible biológico.

Mientras, el escándalo de la contaminación con dioxinas de los piensos para animales y la caída en las ventas de productos avícolas y procedentes del cerdo aún no han beneficiado a los productores ecológicos del país, señaló el portavoz de la Asociación Bioland, Gerald Wehde. Wehde, quien dijo que no tiene cifras, aseguró sin embargo: "supuestamente nos beneficiará, pero en pequeñas proporciones".

Las 21.000 explotaciones animales biológicas tienen hasta el momento una cuota de mercado en conjunto del 3,6%, lo que se eleva en el caso de la producción de huevos hasta un 6%.

Medios como el diario 'Hannoverschen Allgemeinen Zeitung' revelan que los fabricantes de los piensos contaminados han utilizado durante largo tiempo grasas y aceites industriales no aptos para el consumo animal o humano.

Pese a que el Ejecutivo alemán insiste en que aún no está clara la procedencia de la contaminación, hasta el momento se han localizado en el país 150.000 toneladas de estos productos contaminados y destinados a la alimentación de cerdos y aves.

Aunque todavía no se han valorado las pérdidas, la agencia alemana MEG de análisis de mercado confirmó que, a causa del escándalo, ha caído bruscamente la venta de huevos y productos procedentes de aves y cerdos.

Etiquetas