Despliega el menú
Internacional

ATENTADO EN BOMBAY

Los expertos atribuyen el ataque a un grupo yihadista asentado en Pakistán que busca un conflicto entre ambos países

La organización terrorista autora de los atentados de Bombay, con más de 100 muertos y centenares de heridos, podría tratarse de un grupo yihadista asentado en Pakistán que busca un conflicto entre los países vecinos. Según un informe del grupo de investigadores Athena Intelligence el objetivo último del grupo es provocar una respuesta "contundente" del Gobierno indio contra Pakistán.

Esta motivación, añaden los expertos, estuvo también detrás del asalto armado al Parlamento indio en 2002, y que a punto estuvo de provocar un conflicto armado entre ambos estados.

Por otra parte, la desestabilización de Pakistán, país en el que se encuentra una parte considerable de la insurgencia yihadista y de los líderes de la organización terrorista Al Qaeda, beneficiará a los intereses del islamismo radical. Además, el deterioro de la situación en Pakistán perjudicaría la estabilidad en Afganistán y la misión de la OTAN. "Es muy probable que los planificadores terroristas hayan tenido en cuenta este efecto dominó", indica Athena Intelligence.

Una pequeña organización autodenominada Deccan Muyahidín reivindicó ayer la oleada de atentados contra zonas turísticas de la capital financiera de India. Hasta el momento, según expone el informe, no existía ningún grupo yihaidista registrado bajo este nombre. "El empleo de nombres creados 'ad hoc' es una práctica frecuente de las organizaciones yihadistas que orbitan dentro del universario ideológico de Al Qaeda", señala.

En cualquier caso y tras unas primeras observaciones, los atacantes han pretendido con su acción lograr la máxima atención mediática internacional a costa de "secuestrar a los VIP occidentales", y a la vez "hacer un guiño a la comunidad 'yihadista' global" al elegir como objetivo terrorista a un centro frecuentado por empresarios y turistas judíos.

Sin embargo, las intenciones de los terroristas han ido más lejos, queriendo desestabilizar la situación interna del país, así como sus relaciones con el exterior. Además de asestar un duro golpe contra su sector turístico, el grupo habría intentado agravar las tensiones entre la comunidad musulmana e hindú en el territorio indio.

Por otra parte, los atentados de Bombay se caracterizan por algunos elementos novedosos. En primer lugar, la operación se trata básicamente de un "asalto militar", siguiendo las instrucciones de "una clásica operación guerrilla urbana" en la que un grupo armado ataca varios objetivos de forma rápida y directa, utilizando la sorpresa y la movilidad como elementos determinantes. 

Infiltrados por mar 

Se calcula que, al menos, varias decenas de individuos han participado en el ataque, todos ellos con altos niveles de profesionalidad y gran cantidad de recursos. Para los investigadores, la "infiltración por mar de los individuos y del armamento" es otra prueba de la planificación y capacidades de la organización.

Si finalmente se rechaza toda participación del ISI (servicio secreto paquistaní) en la matanza, los expertos advierten de que se trataría de "una peligrosísima evolución de las capacidades terroristas".

Con la vuelta a la normalidad en India, su Gobierno deberá hacer frente a la oposición y a una opinión pública que le exigen una respuesta más "enérgica" y contundente hacia Pakistán, avisa Athena Intelligence, que considera que la "situación de interinidad" en la que se encuentra la Administración de Estados Unidos le dificultaría a realizar una labor de mediación en un posible conflicto entre ambas potencias, como ya hizo en 2002.

El estudio ha sido realizado por Javier Jordán, José Antonio Gutiérrez y Fernando M. Mañas, miembros de la Fundación 'Athena Intelligence' es una institución dedicada a la investigación avanzada en el terrorismo y los conflitos armados. Sus actividades y publicaciones se dirigen a los especialistas del mundo académico y a los profesionales de las agencias de seguridad.

Etiquetas