Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

Los abogados demócratas intentan dirimir la disputa de Michigan y Florida

Un comité de 30 personas, de entre las que Hillary Clinton tiene a 13 seguidores y Barack Obama a 8, se pronunciará el sábado.

El sábado habrá circo electoral y Florida volverá a estar en el centro, con el grito ya legendario de ¡que se cuenten todos los votos! Y una vez más, como en 2000, los honorarios de los abogados han empezado a correr.

Los del Partido Demócrata anunciaron su veredicto después de revisar cuidadosamente las reglas. Según ellos, la decisión de penalizar a Michigan y a Florida por no haber respetado el calendario electoral impide que se sienten en la convención a todos los delegados electos en sus primarias, como desea Hillary Clinton. Nada menos que eso conformará a la ex primera dama, que necesita esos 2,3 millones de votos para poder clamar que es la candidata más votada, aunque ni aún así alcanzase más delegados que Barack Obama.

Eso le permitiría tener su momento Al Gore, el candidato demócrata más votado en las elecciones del año 2000, que sin embargo perdiese la Casa Blanca por obra del Colegio Electoral, donde sólo se cuentan delegados. Y con tanto abogado por medio, sus seguidores podrán clamar que fue la ganadora moral de estas primarias, a la que le robaron la victoria.

Le toca deshacer el entuerto al Comité de Normas y Reglas del partido, cuyos 30 miembros se reúnen el sábado para escuchar a las partes, buscar un acuerdo amistoso y emitir una sentencia. De esos 30 miembros, 13 forman parte de la campaña de Clinton en uno u otro sentido y 8 de la de Obama, así que por una vez las matemáticas están a favor de Clinton. La lógica, de la de Obama.

Su nombre ni siquiera estaba en las papeletas de Michigan. Con todo, cerca de 300.000 personas se acercaron a las urnas y votaron en blanco, en un país donde ese voto nunca pasa de unos cientos.

En Florida, donde Clinton traicionó el espíritu de no hacer campaña asistiendo a tres recaudaciones de fondos en la semana previa a las primarias, la senadora por Nueva York fue la más votada. Gracias a sus ocho años de primera dama es la candidata más conocida, y cada vez que sus rivales pierden la oportunidad de presentarse a los votantes, ella es la beneficiaria. Esta vez, además, el electorado de Florida acudió en masa a votar, no sólo porque estuviera muy emocionado con estas primarias, sino porque en la papeleta había un buen número de propuestas a referéndum entre las que se incluía un tema de impuestos.

Los de Florida han mando al comité naranjas para recordarles que existen. Los del estado industrial de Michigan, zapatos. Los 500 asientos disponibles para el público se agotaron en cuestión de minutos en cuanto salieron 'on line'. Decenas de autobuses emprenden mañana la marcha hacia la capital del país desde los dos estados despechados para manifestarse en las calles. Les alienta, sobre todo, Clinton, que quiere que griten fuerte. Por contra Obama, ha suplicado a los suyos que no se manifiesten. La imagen de ambos bandos peleándose en la capital sería terrible para su misión de unificar al partido.

Etiquetas