Despliega el menú
Internacional

ALEMANIA

Lafontaine abandona La Izquierda alemana

Lafontaine.
Lafontaine abandona La Izquierda alemana
t. b./efe

El líder de La Izquierda alemana, Oskar Lafontaine, anunció ayer su retirada de la vanguardia política y precipitó el pulso por la sucesión al frente de esa formación en auge, aglutinante del postcomunismo y la disidencia socialdemócrata, pero dividida entre pragmáticos y "fundamentalistas".

 

Lafontaine, bipolarizador tanto en sus tiempos socialdemócratas como al frente de la formación crecida del voto de los descontentos, reapareció tras meses de ausencia con el anuncio de que no optará a su reelección como líder La Izquierda, en el congreso de mayo, y que deja también su escaño en el Parlamento (Bundestag).

 

"El cáncer ha sido el disparo de advertencia", dijo, respecto a la enfermedad que le ha tenido apartado de la vida pública desde octubre.

 

Su actividad se concentrará en el Sarre, el estado del que fue primer ministro durante 14 años, aún como socialdemócrata.

 

Si en 1990 pasó una "crisis existencial" -"que superé", dijo-, tras el atentado sufrido como candidato socialdemócrata a la cancillería, ahora el cáncer le ha decidido a dar ese paso, que sucede a una serie de anteriores "toques de aviso" de su salud.

 

Lafontaine, de 66 años, sin síntomas de decaimiento y haciendo gala de la misma agilidad mental que le convirtió durante años en temido orador del Bundestag, insistió en que su decisión no tenía nada que ver con la discusión sobre el rumbo del partido.

 

"Los ataques personales nunca me intimidaron. Al contrario", dijo, custodiado por el jefe de su grupo parlamentario, Gregor Gysi, tan carismático como él, pero tampoco dispuesto a reasumir el liderazgo que dejó años atrás tras varios ataques cardíacos.

 

Lafontaine se puso al frente de La Izquierda en 2007 como copresidente del postcomunista Lothar Bisky, tras cerrarse un complejo proceso de fusión entre el Partido del Socialismo Democrático y la disidencia del Partido Socialdemócrata. Ambos dejarán vacante una Presidencia bicéfala.

Etiquetas