Despliega el menú
Internacional

CRISIS EN EGIPTO

La Policía militar retiene durante cinco horas a seis periodistas españoles

Otros compañeros fueron zarandeados e intentaron quitarles los móviles, y 30 reporteros fueron evacuados. «No quieren que el mundo vea lo que pasa aquí», dice Mollo, de TVE.

La Policía militar egipcia mantuvo ayer retenidos durante cinco horas a seis periodistas españoles del canal TV3, a quienes trasladó con los ojos vendados a unas dependencias policiales.

Otros periodistas españoles desplazados a El Cairo para informar sobre las revueltas fueron víctimas de lo que consideran una «campaña concertada» para evitar que informen sobre lo que está ocurriendo. Así, reporteros de 'El País', 'El Mundo', 'ABC', 'La Vanguardia' o la cadena Ser fueron zarandeados violentamente por personas que buscaban arrebatarles los teléfonos móviles.

Según explicó el director del programa '30 Minuts' de TV3, Eduard Sanjuán, en declaraciones al canal 3/24, la clave de la liberación fueron sus argumentos ante los agentes y las «presiones externas» desde Barcelona. Además de Sanjuán, estaban retenidos los reporteros Roser Oliva y Lluís Jené; la realizadora Mireia Pigrau; la productora Sandra Rierola, y el operador de imagen Walter Ojeda, que iban acompañados de intérpretes, y que están en un hotel.

Los periodistas de la televisión autonómica catalana se encontraban rodando un capítulo del programa en el barrio popular de Heliópolis de El Cairo, donde está el palacio presidencial, con motivo de la revolución contra Mubarak, cuando se montó una manifestación bajo el edificio desde donde grababan, y acabaron detenidos tras temer que serían «linchados».

Relató que fueron llevados a dependencias policiales y, mientras en un primer momento pensaban que los habían cogido para protegerlos, después les acusaron de ser instigadores de la revuelta y espías, y a sus intérpretes, de «traidores a la patria». Aseguró que los agentes empezaron por interrogar a los intérpretes, recibiendo «insultos a punto de la agresión».

Este no es el primer percance que tienen los periodistas españoles, ya que los enviados de TV3, de 'La Vanguardia' y de RAC1 fueron agredidos el miércoles mientras retransmitían en directo la crónica de los disturbios registrados en la capital egipcia. También las periodistas de TVE Rosa María Mollo y Érika Reija fueron atacadas por partidarios y detractores de Mubarak, que se dedican a arrebatarle los teléfonos móviles a los periodistas extranjeros. «Lo que no quieren es que os mostremos lo que está pasando aquí y menos aún en la plaza de Tahrir, que puede acabar como la de Tiananmen. No quieren que el mundo vea lo que va a pasar mañana (por hoy) allí», explicó Mollo.

Los enviados especiales de 'El País', 'ABC' y la Ser confirmaron las agresiones e intimidaciones de las que están siendo víctimas.

Mientras, dos tanquetas del Ejército evacuaron ayer a unos 30 periodistas extranjeros que se alojaban en el Hotel Ramses Hilton, muy cerca de la plaza de Tahrir, al hotel Marriott, en la isla de Zamalek, más alejado de los choques. Una de las periodistas españolas evacuadas, la enviada especial de la Cadena Cope, Beatriz Mesa, relató cómo sobre las 19.30 hora local militares dieron la posibilidad a aquellos periodistas que lo deseasen de trasladarse a Zamalek, adonde por el momento no han llegado los disturbios.

Dos tanquetas desplazaron respectivamente a una quincena de periodistas, procedentes de diferentes países, que permanecieron rodeados durante horas por los partidarios del presidente Mubarak en el Hotel Ramses Hilton.

Mesa relató que las medidas de seguridad dentro del Marriott son excepcionales, con hombres armados custodiando los accesos, y añadió que un buen número de enviados especiales optaron por quedarse en el hotel más cercano a la plaza de Tahrir. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España condenó las agresiones y pidió respeto hacia quienes trabajan por ofrecer información libre.

Etiquetas