Internacional

REPRESIÓN SANGRIENTA

La Policía mata al menos a 130 manifestantes en Guinea

Se calcula que unas 50.000 personas se manifestaron el lunes en la capital, Conakry, contra la cúpula militar del país. Las fuerzas de seguridad dispararon contra la multitud y utilizaron porras y gas lacrimógeno. El gobierno francés ha ordenado la suspensión inmediata de la cooperación militar con Guinea.

La Policía mató en Guinea durante la noche del lunes al menos a 130 personas que participaban en una manifestación pacífica de la oposición, según informan organizaciones defensoras de los derechos humanos y fuentes hospitalarias.

Se calcula que unas 50.000 personas se manifestaron el lunes en la capital, Conakry, contra la cúpula militar del país. Las fuerzas de seguridad dispararon contra la multitud y utilizaron porras y gas lacrimógeno, contaron testigos. Los miembros de una unidad de élite abusaron de mujeres en plena calle, añaden.

El gobierno francés calificó hoy lo sucedido de "masacre y grave violación de los derechos humanos" y cortó la ayuda militar a Guinea. A petición francesa, la Unión Europea evaluará el miércoles medidas complementarias. "Francia está de acuerdo con la Unión Africana y sus socios en el Consejo de Seguridad de la ONU en que lo sucedido tenga consecuencias", señala un comunicado del Ministerio de Exterior en París. "Estamos evaluando todos los medios para llevar rápidamente ayuda médica a los heridos".

También el Alto Representante de la UE para política exterior, Javier Solana, "condenó rotundamente" en un comunicado la sangrienta represión de la manifestación. Solana instó a las autoridades a liberar a los opositores detenidos, "ejercer la máxima moderación y garantizar una transición pacífica y democrática".

No hay datos oficiales sobre la cifra de muertos y heridos. Las autoridades habían prohibido la manifestación. Un médico de un hospital en la capital, Conakry, dijo a la emisora británica BBC que la sala de urgencias del centro parecía un "matadero".

"Han disparado directamente contra las personas. Han intentado matarnos", dijo a la BBC el ex primer ministro Sidya Toure, que resultó herido por los disparos. Al menos dos líderes de la oposición, entre ellos Cellou Diallo, dirigente de la Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea, fueron detenidos.

El líder de la junta militar, Moussa Camara, se esforzó hoy por mantener la calma: "No he asumido el poder para conducir a la nación a un enfrentamiento", aseguró. La junta militar se hizo con el control del país mediante un golpe de Estado incruento tras la muerte del presidente Lausana Conte. En los últimos meses han tomado forma indicios que apuntan a que Camara busca presentarse como candidato a la presidencia, en lugar de dar paso a un gobierno civil.

 

 

 

 

Etiquetas