Internacional
Suscríbete

ASESINATO EN KABUL

La Policía afgana cree que el asesino de Rabbani fue enviado por el mulá Omar

Rabbani, actual jefe del Consejo gubernamental de Paz encargado de negociar con los insurgentes, fue asesinado por un suicida que hizo estallar una carga explosiva escondida en su turbante durante una reunión con el fallecido en su vivienda.

Un centenar de personas se concentran frente a la casa de Rabbani
La Policía afgana cree que el asesino de Rabbani fue enviado por el mulá Omar
S. SABAWOON

La Policía afgana cree que el suicida que mató ayer en Kabul al ex presidente afgano Burhanudín Rabbani "fue enviado directamente" por el consejo que el máximo líder talibán, el mulá Omar, dirige supuestamente en el vecino Pakistán.

"El asesino, Esmatulá, fue enviado por la 'shura' ('consejo') de Quetta (oeste de Pakistán). Estamos investigando si pudo haber ejercido como ministro durante el régimen talibán (1996-2001)", dijo el jefe de la brigada criminal de Kabul, Mohamed Zahir.

Rabbani, actual jefe del Consejo gubernamental de Paz encargado de negociar con los insurgentes, fue asesinado este martes por un suicida que hizo estallar una carga explosiva escondida en su turbante durante una reunión con el fallecido en su vivienda.

Según Zahir, Esmatulá concertó una reunión con Rabbani con el pretexto de que llevaba un "mensaje muy importante de la 'shura' ('consejo') que podría tener un efecto positivo para la tarea del Consejo de Paz, formado el año pasado por el Gobierno afgano.

El asesino contactó para ello con un antiguo ministro talibán que era en la actualidad miembro del Consejo de Paz, Rahmatulá Wahidyar, y ambos se presentaron ante Rabbani junto al "número dos" del Consejo de Paz, Stanikzai Masum.

"Rabbani acababa de volver de Dubai y decía que estaba cansado, pero el suicida afirmó que el mensaje era muy importante y que debía entregárselo en persona", agregó el oficial de Policía.

De acuerdo con Zahir, nadie en la casa de Rabbani procedió a registrar al insurgente talibán como signo de respeto y buena voluntad del Consejo de Paz, y Esmatulá activó la carga explosiva que llevaba en su turbante al acercarse a saludar al expresidente.

La Policía ha descartado que Wahidyar, antiguo viceministro talibán para los Refugiados, estuviera implicado en el atentado, el último en una serie de ataques de los insurgentes afganos contra altos cargos del Gobierno.

Tras su formación, en 2010, el Consejo de Paz se había embarcado en conversaciones con miembros de los talibanes y otros grupos insurgentes afganos para poner fin al conflicto armado, pese al recrudecimiento de la violencia en los últimos años.

El Gobierno de Pakistán ha negado en el pasado que el mulá Omar esté dirigiendo al movimiento talibán en su territorio, aunque las autoridades afganas sostienen que se mantiene activo en los alrededores de Quetta y lidera desde allí a los insurgentes.

Este miércoles, el Consejo de Paz afgano emitió un comunicado de condolencia que atribuyó los hechos a "enemigos de la paz", y prometió que hará "todo" cuanto esté en su ámbito para "lograr su visión de lograr un futuro pacífico" para Afganistán.

Un portavoz de la Policía en Kabul, Hashmatulá Stanikzai, no pudo precisar si Rabbani será enterrado este miércoles ni si su familia optará por darle sepultura en la capital afgana o lo trasladará a la provincia norteña de Badakshan, de la que es originario.

Etiquetas