Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

ITALIA

La mafia calabresa asesinó y disolvió en ácido a la mujer que les denunció a la Justicia

Su ex pareja, con la que tenía una hija, fue quien ordenó su "ejecución" en febrero.

Los Carabineros (policía militar italiana) informaron ayer de que la Ndrangheta, la mafia de la meridional región de Calabria, asesinó y después disolvió en ácido a Lea Garofalo, la mujer que había colaborado con la Justicia y desapareció el pasado febrero de 2010 en la ciudad italiana de Milán.

Por este delito se han comunicado nuevas acusaciones a dos miembros de la Ndrangheta que ya se encontraban encarcelados con otros cargos, entre ellos Carlo Cosco, ex compañero de la mujer con la que tuvo una hija, mientras que otras cuatro personas han sido detenidas.

Según los investigadores, el ex compañero sentimental de la víctima ordenó su "ejecución", que se produjo en la localidad de San Fruttuoso, cerca de Monza (norte de Italia).

Garofalo, de 35 años, había colaborado con la Justicia en 2002 dando algunos detalles sobre las actividades de la 'Ndrangheta y sobre la guerra interna entre varios de su clanes.

En 2006, Garofalo había decidido abandonar el plan de protección de testigos y se había trasladado a una localidad secreta, según explicaron ayer los medios de comunicación italianos.

De los seis imputados, Cosco y Massimo Sabatino se encuentran ya encarcelados por un precedente intento de secuestro de Garofalo, mientras que los otros cuatro detenidos son los hermanos de Cosco, Giuseppe y Vito, y otros dos supuestos mafiosos, entre los que se encuentra la persona que se ocupó de disolver en el ácido a la mujer.

Poder ver a la hija

El ex compañero sentimental organizó el secuestro y el asesinato de Garofano al invitarla a Milán para poder ver a su hija.

Allí, los cómplices de Cosco la metieron en una furgoneta y se la llevaron a un depósito de la periferia de Monza, donde la interrogaron, la asesinaron y después la disolvieron en el ácido para eliminar el cadáver y hacer creer que la mujer había desaparecido por su propia voluntad, según la reconstrucción hecha por los investigadores.

Estos dieron con la pista de la víctima gracias a informaciones de un mafioso arrepentido. Además, según un compañero de celda de otro mafioso, los asesinos querían originalmente llevar a la mujer a una granja en Bari para liquidarla con 50 litros de ácido.

Etiquetas